Notimex
El Papa Benedicto XVI puso hoy en guardia a las poblaciones africanas contra 'tantas personas sin escrúpulos' que buscan imponer el 'reino del dinero' despreciando a los más necesitados.
Ciudad del Vaticano.- Ante más de 50 mil personas en el estadio 'Amadou Ahidjo' de la capital de Camerún, Yaoundé, el Papa celebró una misa acompañado por obispos, sacerdotes, religiosos y fieles de varios países del 'continente negro'.

'Africa está en peligro si no reconoce al verdadero autor de la vida. Ustedes que habéis recibido de Dios tantas cualidades humanas, tenéis cuidado con vuestras almas. No os dejéis fascinar por falsas glorias y falsos ideales', dijo.

'Creed que Dios -agregó durante la homilía de la ceremonia que pronunció en francés- es el único que los ama como ustedes esperan, es el único que puede satisfacerles, a poder dar estabilidad a sus vidas'.

Joseph Ratzinger constató que en tierras africanas, como en otras partes del mundo, la institución de la familia pasa por un 'periodo difícil' porque algunos valores de la vida han sido modificados radicalmente.

Por ejemplo, sostuvo, las relaciones entre las generaciones cambiaron de manera tal que ya no favorecen como antes la transmisión de los conocimientos antiguos y de la sabiduría heredada de los antepasados.

Además el éxodo rural ha afectado 'profundamente' la calidad de los vínculos familiares llegando incluso a erradicarlos o convertirlos en frágiles.

'Los miembros de las jóvenes generaciones, sin trabajo, buscan remedios a sus males refugiándose en paraísos efímeros y artificiales importados los cuales se sabe que no llegan jamás a asegurar al hombre la felicidad profunda y duradera', añadió.

Deploró la 'galopante urbanización' que obliga a los africanos a huir de sí mismos para abandonar su 'riqueza interior' por una suerte de exilio moral que los aleja de sus hermanos y hermanas de sangre así como de Dios mismo.

El Papa defendió también la virginidad y el celibato de los sacerdotes o religiosas asegurando que estos 'no contradicen a la dignidad del matrimonio sino que la presuponen y la confirman'.

'El matrimonio y la virginidad son dos modos de expresar y de vivir el único misterio de la Alianza de Dios con su pueblo', explicó.

Recordó a los niños huérfanos o abandonados, a quienes son separados violentamente de sus padres, a los maltratados y abusados así como a los reclutados a fuerza en grupos militares que arrecian en algunos países.

A ellos, estableció, quisiera decir: 'Dios les ama, no les olvida y san José les protege, invocadlo con confianza'.