Nairobi.- La grave crisis poselectoral en Kenia podría tocar a su fin gracias a un acuerdo global que está "muy cerca", aunque depende de un consenso entre el gobierno y la oposición sobre la composición de un nuevo Ejecutivo, anunció el viernes el mediador Kofi Annan.
"Estamos en ello. Estamos muy cerca. Avanzamos con paso seguro", declaró a los periodistas Annan, mediador de la Unión Africana (UA) para la resolución de la crisis keniana y ex secretario general de la ONU.

"Les aseguro que hay un verdadero impulso. Estamos al borde y el último paso difícil y temible, por difícil que sea, lo daremos", dijo durante una rueda de prensa.

Annan añadió que las dos partes proseguirían las consultas internas hasta el lunes, día de la llegada a Kenia de la secretaria de Estado norteamericana Condoleeza Rice para apoyar la mediación. Las negociaciones se reanudarían luego el martes.

El jueves, el portavoz de Annan anunció la conclusión de un acuerdo entre las dos facciones kenianas cuyo contenido debía hacerse público el viernes.

"Hemos definido un programa de reformas para un nuevo gobierno y actualmente debatimos las modalidades y los mecanismos para su aplicación", declaró Annan.

Kenia atraviesa una grave crisis desde la polémica reelección del presidente Mwai Kibaki el 27 de diciembre. El líder opositor Raila Odinga acusa a Kibaki de robarle la victoria en las urnas.

Tras los comicios, una ola de violencia político-étnica ha causado más de un millar de muertos y unos 300.000 desplazados.

El mediador de la UA y la comunidad internacional instan a las dos partes a ponerse de acuerdo sobre un reparto de poder que permita reformar la Constitución y la comisión electoral y organizar así, a medio plazo, nuevas elecciones.

"En lo concerniente a las disposiciones sobre un gobierno, las partes debatieron mucho sobre este tema y desarrollaron unas cuantas opciones", explicó Annan.

"Negociarán el lunes y me reuniré con ellos el martes con la esperanza de que se pueda concluir rápidamente un acuerdo final sobre este punto", dijo.

Añadió que urgiría a Kibaki y a Odinga a que den "instrucciones a sus negociadores para que tengan la valentía de concluir un acuerdo".

Las negociaciones emprendidas bajo la égida de Annan desde finales de enero tropiezan con dificultades para conseguir un acuerdo de gobierno, sin el cual no se pueden poner en marcha una serie de reformas anunciadas por el ex secretario general de Naciones Unidas.

Estas reformas comprenden una revisión constitucional, una remodelación de la comisión electoral, la creación de un grupo de reconciliación, la reorganización de la policía y una mejora en el reparto de la riqueza, entre otras cuestiones. Annan dice contar con el acuerdo preliminar de las dos partes para llevarlas a cabo.

Por otro lado, Annan anunció la formación de una comisión encargada de investigar "todos los aspectos" de las elecciones presidenciales.

La esperanza de alcanzar un pacto concluyente se esfumó el jueves, en cuanto la jefa de la delegación presidencial, Martha Karua, anunció que no se había conseguido ningún "acuerdo definitivo".