Universal
Las sanciones van enfocadas contra el Ministerio de Defensa, la Guardia Revolucionaria y bancos de Irán por supuesto apoyo al terrorismo
Estados Unidos anunció el jueves nuevas sanciones a Irán, a su Ministerio de Defensa, su Guardia Revolucionaria y a una serie de bancos, por su supuesto apoyo a organizaciones terroristas en el Medio Oriente, venta de misiles y actividades nucleares.

Las medidas, anunciadas por la secretaria de Estado Condoleezza Rice y el secretario del Tesoro, Henry Paulson, afectan a las principales instituciones militares y bancarias de Irán.

Washington las acusa de brindarle apoyo al talibán en Afganistán, a los grupos insurgentes chiítas en Irak y a organizaciones como Hamas y Jezbolá.

Las sanciones impedirán que más de 20 entidades iraníes, incluyendo individuos y empresas propiedad o controladas por la Guardia Revolucionaria, reciban asistencia del sistema financiero estadounidense. La medida puede tener efectos negativos en la comunidad bancaria internacional.

La Fuerza Kuds, a quien Washington acusa de suministrar armamento a la insurgencia en Irak, y otros bancos iraníes serán identificados como grupos terroristas por sus actividades en Afganistán, Irak y el Medio Oriente, dijeron los funcionarios.

Las sanciones son las más severas que le impone Estados Unidos a Irán desde la toma de rehenes en la embajada estadounidense en Teherán en 1979.