Tradición. Las fiestas datan del año 1840, desde entonces hasta la fecha cada año miles de saltillenses acuden a venerar la sagrada imagen.
Miles de saltillenses acudieron ayer a celebrar al Santísimo Cristo del Ojo de Agua

Aunque el calor fue intenso por la mañana, los saltillenses cumplieron, como cada año, con su cita  con el Santísimo Cristo de la parroquia del Ojo de Agua, imagen religiosa traída de Italia en el año 1927.

Las fiestas patronales en el Ojo de Agua, según dijo el sacerdote Álvaro Martínez, datan del año 1840, cuando las calles del barrio bravo aún no estaban pavimentadas y las casas eran de adobe.

A lo largo del día centenares de personas subían y bajaban la pendiente de la calle Hidalgo, que fue cerrada al tránsito de automóviles, para luego caminar entre la vendimia de comida, ropa usada, y juguetes chinos y hasta artículos para la práctica del esoterismo.

Devoción. Decenas de danzas acudieron a venerar al Santísimo.

Hace 90 años llegó la sagrada imagen del Santísimo Cristo del Ojo de Agua a esa parroquia. 40 años cumple el templo de haber sido erigido.

Las danzas sonaron desde las primeras horas en la explanada del templo. A lo lejos se observa la ciudad y las montañas que la rodean.

Desde las 05:00 horas empezó a llegar la gente; el desayuno ya estaba listo en los restaurantes colocados a lo largo de la calle Félix U. Gómez: Café, champurrado, pan de nata, burritos y tamales era el buffete. Para el mediodía ya había enchiladas o chiles rellenos.

La mayoría de los rostros son de la tercera edad: hombres y mujeres que durante años, bajo los impulsos de su fe, acuden a este Ojo de Agua a sacar un poco del líquido y llevársela a sus casas.

Y como también ya es parte de la tradición, la lluvia no pudo faltar. Pasadas las 16:00 horas cayó un aguacero que hizo que los asistentes buscaran refugio, pero sin retirarse del lugar.

Vendimia. Los antojitos son parte de la festividad, por lo que mucha gente fue a desayunar ahí.

HISTORIA

El Ojo de Agua es el lugar en donde se fundó la ciudad. Fue en 1891 cuando se construyó el templo. Se trajo una primera imagen que se tiene resguardada en las oficinas de la parroquia.

En 1927 llegó la actual imagen de Santísimo Cristo que actualmente se venera. Se mandó a hacer a Italia por la Familia García, del Ojo de Agua, que aún vive en la calle General Cepeda.

Atracción. El ojito de agua es de los lugares más visitados de la ciudad, por el manantial.