En el reino animal, el “coito” puede ser algo mortal… pero necesario

Contrario a lo que muchas personas conocen, existen animales que viven de manera que muchas personas liberales llamarían “progresiva”, en donde las protagonistas son las hembras, en donde los machos pagan por sus instintos reproductivos.

Te puede interesar

Por esto presentamos las especies animales que son conocidas por tomar el sexo con un asunto, literalmente, de “vida y muerte”:

1.- Pulpos

Muchas especies de pulpos optan por luchar a muerte con pareja tras consumar “el acto”. Lo que ocurre es que una pareja de pulpos de entrelazan entre sus tentáculos forcejeando hasta que el macho escapa o es asfixiado por su pareja.

2.- Arañas

Muchos atribuyen el acto del canibalismo sexual solo a las famosas viudas negras que asesinan a su pareja tras aparearse. Sin embargo, ésta es una característica típica de los arácnidos trepadores debido al dimorfismo entre los sexos.

3.- Lohiformes

Los "terroríficos" peces de las profundidades son reconocidos por el gran tamaño de las hembras comparada con sus contrapartes masculinas que operan como parásitos que se “fusionan” con la hembra. De no poder encontrar una pareja pronto, morirán.

4.- Mantis religiosa

Cuando una hembra de mantis se encuentra con hambre, gusta portarse como la Reina de Corazones de Lewis Carrol. Cuando el macho se monta en ella y comienza a introducir su semen en su abdomen, la hembra rápidamente devora la cabeza del macho sin detener el proceso reproductivo.

5.- Abejas

Una colmena es regida por un sistema matriarcal, ya que la mayoría de las abejas son hembras. Los machos, conocidos como “zánganos”, se desarrollan aparte del resto de la colmena y su único propósito es fecundar a la reina. Una vez que procrean, mueren.

6.- Escorpiones

En ocasiones, estos otros arácnidos pueden pasar un mal rato tras realizar el “acto”. Los machos producen feromonas para atraer a las hembras, y una vez que encuentran a una, proceden a hacer una especie de “baile” sujetándola de las tenazas o su pedipalpo (cola). Si la hembra no consiente el cortejo de su pareja, puede en ocasiones llegar a picarlo y devorarlo.