Ese acuerdo de la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE), en vigor desde 2002

WASHINGTON, EU.- Estados Unidos se retiró oficialmente ayer del Tratado de Cielos Abiertos, un acuerdo multilateral para garantizar la transparencia en cuanto al control de armas que ha sido clave en la seguridad europea, tras acusar a Rusia de “pervertir” el pacto.

Seis meses después de que el presidente saliente Donald Trump anunciara su decisión de romper con el tratado, la retirada de Estados Unidos se hizo oficial ayer, confirmó el Departamento de Estado a través de un comunicado.

“Estados Unidos ya no forma parte del Tratado de Cielos Abiertos”, indica la breve nota, que recuerda que el proceso para la retirada implicaba una espera de seis meses exactos.

Ese acuerdo de la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE), en vigor desde 2002, permite a sus 34 Estados miembros sobrevolar cualquier parte del territorio del resto de participantes, fotografiando desde el aire, con el objetivo de asegurar que sus vecinos o rivales no preparan ataques militares.

Trump ordenó la retirada del arreglo pese a la objeción de sus aliados en Europa, que temen que esa decisión lleve a Rusia a prohibir también los sobrevuelos de su territorio por parte de países bálticos, útiles para supervisar movimientos de tropas.