Abre la puerta. Cierra los ojos