Foto: EFE
El Ejército birmano declaró el lunes estado de emergencia y tomó por un año el control político tras detener a varios miembros del Gobierno

WASHINGTON, EU.- El Departamento de Estado de EU calificó ayer de “golpe de Estado” lo ocurrido en Birmania y anunció que restringirá la ayuda dirigida al Gobierno birmano, aunque continuará ofreciendo asistencia humanitaria a la población, incluida la que recibe la minoría rohinyá.

“Después de haber revisado los hechos y las circunstancias, hemos concluido que Aung San Suu Kyi, la líder del partido en el poder, y Win Myint, el debidamente elegido presidente birmano, fueron depuestos en un golpe militar el 1 de febrero”, dijo una alta funcionaria del Departamento de Estado durante una rueda de prensa.

La designación de los sucedido como “golpe de Estado” significa que Washington inmediatamente revisará los 108 millones de dólares que había aprobado para Birmania en este año fiscal.

Hasta ahora, EU se había referido a lo ocurrido en Birmania como “toma de poder por parte de los militares” y no había usado las palabras “golpe de Estado”. El poderoso Ejército de Birmania ha justificado su golpe de Estado por un supuesto fraude en las elecciones de noviembre de 2020. El golpe, del que había rumores desde la semana pasada, fue ejecutado el día en el que el Parlamento tenía previsto celebrar su primera sesión de la legislatura tras las elecciones de noviembre.