El año pasado se cumplieron 50 de la llegada del hombre a la luna el 20 de julio de 1969 e hizo llegar en automático a Estados Unidos a la meta de la carrera espacial.

Dicho evento se llevó al cine en el género de la ficción recientemente en la ganadora del Oscar a los Mejores Efectos Visuales del 2018 “El Primer Hombre en la Luna”, de Damien Chazelle, en la cual el actor Ryan Gosling interpretó precisamente a ese astronauta que fue Neil Armstrong enfocándose en su propia odisea personal que lo llevó a consolidar dicha hazaña con la que trascendió a la historia mundial. De igual manera, la más reciente temporada de la reciente ganadora del Globo de Oro, “The Crown”, dedicó todo uno de sus capítulos a la visita de Armstrong y sus otros dos compañeros astronautas, Buzz Aldrin y Michael Collins, al Palacio de Buckingham a petición directa del duque de Edimburgo interpretado por el también nominado al Globo al Mejor Actor de Series de Drama, Tobias Menzies.

Pues justo hablando de Inglaterra, a mediados de esta semana se dieron a conocer los nominados a los premios BAFTA a lo mejor en cine y televisión británicas y en la terna al Mejor Largometraje Documental del 2019 se dio a conocer que se encuentra compitiendo “Apollo 11”, filme del mismo género realizado por Todd Douglas Miller (“Dinosaurio 13”) que también se encuentra en la lista de semifinalistas para competir en la misma categoría a los premios Oscar que se darán a conocer el próximo lunes 13 y el cual puede encontrarse para la renta en la plataforma de Cinépolis Klic.

Como el título lo indica, “Apollo 11” utiliza material de archivo inédito de la misma NASA que incluye desde rollos de película hasta fotos fijas que documentaron el proceso que se llevó a cabo para darnos un recorrido mucho más emocionante y sorprendente que el que se nos ha dado a quienes hemos tenido oportunidad de visitar las instalaciones ya caducas de la actual NASA que se encuentran en la ciudad de Houston, Texas, puesto que nos narran las 11 horas previas al inicio oficial de la misión espacial con todas las tensiones técnicas, temores humanos más que justificados e inclusive retos e importancia políticas que rodearon el evento.

Con “Apollo 11” comprueba uno también que, a casi 125 años del surgimiento del cine como espectáculo masivo a partir de la exhibición de varios cortometrajes del género documental que exhibieron por primera vez en público los hermanos Lumiere en París, Francia, el 28 de diciembre de 1895, que los documentales están más vivos que nunca primero que nada por la importancia histórica que tienen al recrear, de forma lo más fidedigna posible, la cronología de ventos que se nos narran, pero también por la fusión de adelantos tecnológicos de filmación o grabación de la actualidad con los rudimentarios que lejos de pasar de moda refuerzan el acontecimiento histórico que del que estamos siendo testigos.

“Apollo 11” compite por el BAFTA contra “Nada es Privado”, que recomendamos de Netflix, entre otros.

Comentarios a: galindo.alfredo@gmail.com; Twitter: @AlfredoGalindo