Foto: AP.
El presidente brasileño acusó al actor de financiar los siniestros en las selvas amazónicas de este año

Sin ofrecer pruebas, el presidente brasileño Jair Bolsonaro dijo el viernes que el actor Leonardo DiCaprio ha financiado organizaciones no lucrativas que, afirma, son parcialmente responsables de los incendios en la Amazonía de este año.

Las declaraciones de Bolsonaro sobre el actor forman parte de una campaña más amplia contra grupos ambientalistas que trabajan en Brasil.

"DiCaprio es un buen tipo ¿no? Dando dinero para prenderle fuego a la Amazonía", dijo el presidente a sus simpatizantes en Brasilia.

La organización ambiental de DiCaprio, Earth Alliance, se ha comprometido a donar 5 millones de dólares para ayudar a proteger la Amazonía después de un aumento en los incendios que destruyeron grandes partes de la selva entre julio y agosto.

El representante del actor no respondió de momento a las declaraciones de Bolsonaro.

Algunos miembros del gobierno brasileño afirman que los grupos de la sociedad civil y leyes ambientales entorpecen el desarrollo económico de la región.

Bolsonaro y el ministro de medioambiente Ricardo Salles tratan de promover el desarrollo en algunas áreas naturales protegidas, incluso a pesar de que los incendios provocados en la Amazonía han llegado a niveles que no se habían visto en una década.

Las críticas a DiCaprio y activistas ambientales surgen después de una redada a de la policía en las oficinas de dos organizaciones no lucrativas en el estado amazónico de Para esta semana. La policía local también arrestó a cuatro bomberos voluntarios y dijo que los estaban investigando por supuestamente desatar incendios para obtener fondos a través de donaciones.

Los bomberos voluntarios negaron cualquier conducta indebida y un juez ordenó que fueran liberados.

Las autoridades federales dicen que su investigación apunta a acaparadores de tierra locales como los principales sospechosos de los incendios en la zona, no las organizaciones no lucrativas o los bomberos.

Ganaderos, agricultores y taladores ilegales han usado por años el fuego para limpiar los terrenos en la Amazonía