55 años de historia del Super Bowl han pasado para que un equipo salga a jugar en su propio emparrillado y esos serán los Bucs. ESPECIAL
El choque generacional entre los mejores quarterbacks de la NFL tendrá un gran escenario, aunque muy diferente al que nos habíamos acostumbrado

TAMPA BAY.- Para Tom Brady, no es más que otro Super Bowl —pero esta vez con el uniforme de Tampa Bay. Y para su nuevo equipo, los Buccaneers, una cita inédita como anfitriones, pero sin las ventajas que la condición de local suele ofrecer.

Como punto final de una temporada de la NFL marcada por la improvisación —una campaña trastocada, pero que nunca claudicó por la pandemia de coronavirus— no sorprende que la narrativa tenga más vericuetos.

A raíz de las restricciones imperantes por el COVID-19, el estadio de Tampa Bay apenas permitirá un cuarto de su capacidad cuando los Buccaneers reciban a los Chiefs de Kansas City el 7 de febrero en el Super Bowl. En las casas de apuestas, los Chiefs parten como favoritos.

A sus 43 años, Brady ensanchará su récord al disputar su décimo Super Bowl. El eterno quarterback buscará ampliar otro récord al conquistar un séptimo título, pero será el primero en su nuevo hogar de Tampa Bay.

Su contraparte será Mahomes, la estrella de 25 años de los Chiefs que intentar revalidar la corona, algo que ningún otro mariscal de campo ha logrado desde —¿quién más?— Brady, en las ediciones de 2003 y 2004 con los Patriots de Nueva Inglaterra.

El choque será en el estadio Raymond James en Tampa, Florida, donde los Bucs de Brady serán el primer equipo en 55 años de historia del Super Bowl que saldrá a jugar en su propio emparrillado.

Tom Brady, ganador de seis anillos de Super Bowl con los Patriots y ahora busca el séptimo, pero con los Bucs. AP

“¿Quién se hubiera imaginado un Super Bowl en casa para nosotros? Pero lo logramos”, dijo Brady tras liderar a Tampa Bay a la victoria 31-26 sobre Green Bay en la final de la Conferencia Nacional. Los Bucs se clasificaron a los playoffs como comodines, pero hilvanaron tres victorias en calidad de visitantes.

Pero la localía ya no tiene el mismo valor.

Este será el primer Super Bowl que se celebrará sin estadio lleno desde el primero —Kansas City vs. Green Bay en el Coliseo de Los Ángeles en 1967.

Como muestra de cómo la pandemia ha alterado todo, la concurrencia para el evento cumbre del deporte en Estados Unidos tendrá un límite de 22 mil asistentes en un estadio con aforo para 75 mil. Empleados sanitarios que han sido vacunados recibirán 7 mil 500 de los muy preciados boletos.

Y el equipo visitante —los Chiefs— no se alojarán en un hotel durante toda la semana, como los campeones de las conferencias suelen hacer previo al Super Bowl. Kansas City no contempla llegar a Tampa hasta el día previo al partido.

Las ruedas de prensa, como ha sido durante toda la temporada, se realizarán vía Zoom desde las instalaciones de entrenamiento de los equipos. La farsa que es la “Noche Inaugural” del Super Bowl para los medios también será virtual. En resumen, los equipos afrontan este compromiso como otro partido de visitante (o, en el caso de los Bucs, otro partido en casa), y la ciudad anfitriona no tendrá el mismo ambiente eufórico que se da en la antesala del duelo.

Patrick Mahomes, juvenil mariscal de campo que ya busca ampliar su legado con los Chiefs de Kansas City.

Pese a todo ello, se vislumbra un partido de alto voltaje, enfrentando a la mejor ofensiva de la liga (Chiefs) y la séptima (Bucs), ambas con múltiples recursos de ataque. El receptor Tyreek Hill y el tight end Travis Kelce son las algunas de las piezas sobresalientes de Kansas City, mientras que el ex tight end de los Patriots Rob Gronkowski es una de las varias opciones que Brady dispone con Tampa.

Reeditarán el duelo que Kansas City ganó 27-24 en el fin de semana del feriado de Acción de Gracias en Tampa. En ese partido, Mahomes lanzó para 462 yardas —269 a Hill— para que los Chiefs se despegasen por 17 puntos al inicio.

Será la segunda seguida en la que Brady y Mahomes se topan en la postemporada. Como un cirujano, Brady amasó 524 yardas para que Nueva Inglaterra derrotase 37-31 a los Chiefs en la Final de la AFC en enero de 2019.

Así fue que Nueva Inglaterra avanzó a su tercer Super Bowl seguido, y el último de los nueve de Brady como miembro de los Patriots.

En las dos temporadas posteriores, Kansas City ha sido el representante de la AFC.

Los Chiefs lo han hecho en gran medida gracias al brazo de Mahomes, aunque su cabeza y piernas han generado más titulares recientemente. Lanzó para 325 yardas para que los Chiefs derrotasen 38-24 a Buffalo en la Final de conferencia. Lo consiguió pese a una molestia en un dedo que empezó a fastidiarle al final de una semana en la que debió cumplir con el protocolo de conmociones cerebrales de la NFL tras recibir un fuerte golpe en el triunfo previo ante Cleveland.

Mahomes podría emular a Bart Starr, Bob Griese, Terry Bradshaw, Joe Montana, Troy Aikman, John Elway y, desde luego, Brady en la lista de quarterbacks con dos campeonatos consecutivos.

¿Y Brady? Cargará a los Buccaneers al segundo Super Bowl de su historia; se consagraron en su primera participación, en 2002. Brad Johnson era el quarterback entonces. Pero nadie puede comparar a Johnson con Brady, quien podría unirse a Peyton Manning como los únicos mariscales de campo que conquistan el Super Bowl con dos franquicias.

Podría darse al día después que Manning sea seleccionado para el Salón de la Fama. Manning está bajo consideración por primera vez este año y se da por hecho que su ingreso será oficializado la noche previo al partido.

Brady también tiene un sitio reservado en ese Salón de la Fama.

Pero, de momento, su atención está en un emparrillado.

“La convicción que le inyectó a todos en esta organización, de que esta podría ser realidad”, dijo el entrenador de los Bucs Bruce Arians, cuando le preguntaron sobre el impacto de la adquisición de Brady en la franquicia. “Fue cosa de un solo hombre”.