Foto: Archivo
Una mordedura de garrapata y una atención nula en el Hospital General de Saltillo la llevaron a la muerte

Luego de perder a su hija hace casi cinco años por una presunta negligencia, el padre de Leslie Judith, quien murió a causa de una mordedura de garrapata y una atención nula en el Hospital General de Saltillo, se encuentra desesperado; en pocos meses exhumarán el cuerpo de su hija, y el caso sigue sin ser castigado. Tampoco se ha otorgado una indemnización para poder canalizar el cuerpo a otro terreno.

Leslie Judith Morales falleció en la sala de espera del hospital en el 2012, cuando Eduardo Morales la llevó en calidad de urgencia. La recepcionista del área les dijo: “Hay seis por delante”, pero la desesperación hizo que Eduardo volviera a insistir: “Si gustan esperarse, sino busquen otro lugar”, respondieron. 

La falta de dinero hizo que Eduardo y su familia tuvieran que esperar, y minutos después Judith murió en sus brazos.
La niña fue enterrada en un panteón del municipio, dentro de un terreno que le prestaron a Eduardo cinco años, plazo que se cumplirá en los próximos meses. 

Eduardo dice estar seguro de que los abogados del HG han “comprado” al abogado que él contrató para que detenga la demanda, como lo trataron de hacer con él: “En algún momento me ofrecieron dinero y en medio de la desesperanza estuve a punto de aceptar, pero después dijeron que no tenían dinero”.

En cuatro años, Eduardo Morales ha acudido al Centro de Justicia, al Ministerio Público y a la Comisión de Derechos Humanos de Coahuila, y aunque con éste último la demanda sí procedió, nunca se le dio seguimiento, lo cual adjudica a su situación económica. Además ninguna autoridad de la Secretaría de Salud, ni del Hospital General, se ha acercado a la familia para dar solución al caso, señala.