Foto: Francisco Rodríguez
Algunas viviendas del Pueblo Mágico, por donde pasó la Procesión, tenían altares al exterior, que incluían veladoras, clavos o una corona de espinas

Cientos de personas participaron y presenciaron la tercera edición de la Procesión del Silencio en el Pueblo Mágico de Viesca, donde pudieron contemplar este evento religioso-turístico que busca atraer a más visitantes. 

La Procesión fue encabezada por el obispo de la diócesis de Torreón, José Guadalupe Galván, el alcalde del municipio, Marcelo Quirino y la secretaria de Cultura, Ana Sofía García, quienes junto a las cofradías y habitantes del municipio, acompañaron a la Virgen Dolorosa en el recorrido de 1.5 kilómetros que terminó en la  Parroquia de Santiago Apóstol.

Durante el recorrido, el silencio era armonizado por el sonido fúnebre del tambor entonado por una banda de guerra. La Procesión se detuvo en cinco ocasiones, la última de ellas en la parroquia. En cada parada se rezaba un misterio y al final, tres cardencheros de Sapioriz cantaban sus melodías religiosas con el tono lastimero de las gargantas. 

Foto: Francisco Rodríguez
Foto: Francisco Rodríguez
Foto: Francisco Rodríguez

En la celebración participaron cinco cofradías religiosas que representaban a los municipios de la región Laguna, cada una de ellas enfundadas en colores distintos como el blanco, negro o marrón. Un grupo de mujeres ataviadas de negro, también acompañaron a la Virgen Dolorosa en señal de luto.

Foto: Francisco Rodríguez
Foto: Francisco Rodríguez

Algunas viviendas del Pueblo Mágico, por donde pasó la Procesión, tenían altares al exterior, que incluían veladoras, clavos o una corona de espinas. 

Al final, después de llegar a la iglesia de Santiago Apóstol, la comunidad y los visitantes pudieron disfrutar de un concierto de la Camerata de Coahuila.