Foto: Especial
El sistema de competencia implementado para este 2019 parece no ser el mejor planeado y el más justo, pues para entenderlo hay que explicarlo ‘con puntos, peras y manzanas’

La Era Javier Salinas dentro de la Liga Mexicana de Beisbol parece haber “abanicado el segundo strike” con el sistema de competencia implementado este 2019, ese que a media temporada muchos aún no entienden y quienes ya lograron captarlo, se han dado cuenta de que ha dejado en la lona a varios de los equipos, ya de por sí golpeados por la falta de equidad en el circuito.

Con cuenta de 0-2 es como se vive la LMB bajo la dirección de Salinas, quien con “ideas innovadoras” quiere atraer a público nuevo, pero sólo ha fracasado.

Primero fue una doble campaña en 2018, esperando que dos playoffs y dos campeones hicieran más espectacular el beisbol. No fue así. Para este 2019 se regresó a una sola temporada, de esas largas que gustan a los aficionados “de antaño”, pero en su afán de “mejorar”, implementaron un sistema “diferente”, el de puntos, pero que quizá no fue bien planeado, además de que resulta muy confuso.

“Se hizo un repaso al sistema de competencia 2019, con base en el cual se jugará a dos vueltas, cada una de las cuales repartirá puntos. Por cada zona calificarán cuatro equipos a la postemporada con base en la sumatoria de puntos, los cuales serán sembrados de acuerdo con el porcentaje de ganados y perdidos del standing global. Si entre el quinto y el cuarto lugar hay una diferencia menor a 3.0 juegos, habrá un Juego de Eliminación Directa”, señaló la LMB previo al arranuqe de la campaña.

“En la Liga de la Costa se ha jugado de esa forma, nosotros estamos pensando que es así; al final de la temporada se suman los puntos (de cada vuelta) y los que tienen mejor puntuación son los que calificarían”, indicó Francisco “Chico” Rodríguez, coach de banca de los Saraperos.

Quizá el sistema es novedoso, hasta cierto punto atractivo, pero confuso y mal planeado, pues los puntos se reparten desde 8 al primero y en orden descendenta hasta 1 para el octavo puesto, según el acomodo en el que terminan cada vuelta. Así los sotaneros de cada sector, esos que apenas contabilizan 1 y 2 puntos, pueden decirle adiós al resto de la campaña y los playoffs, pues sería muy difícil terminar en los primeros puestos de la segunda vuelta para nivelar su situación.

Para terminar de complicar las cosas, en el Norte hubo empates en el primer puesto, por lo que Sultanes y Tijuana (ambos con 40-20) se repartieron 15 puntos, 8 del primero y 7 del segundo, por lo que le tocó a cada uno 7.5 unidades. Pero lo mismo pasó con el sexto y séptimo lugar, Generales y Rieleros, quienes con sus 3 y 2, se dividieron el botín para “miserables” 2.5 unidades.

“Imagínate el que agarró 2 y medio (puntos), el que agarró uno, pues la tiene muy complicada para clasificar porque necesita agarrar a fuerza el primer lugar (8 puntos) y esperar las combinaciones. Es muy diferente en el Pacífico (LMP), donde son 3.5 puntos (para los sotaneros, no muy lejos de los punteros) y es lo que te da oportunidad de clasificar”.

Ya de por sí las diferencias económicas entre las organizaciones son muy marcadas, este sistema hace más complicada una competencia justa; esto parece beneficiar sólo a los “poderosos” asegurándoles la clasificación.

Para finalizar, y sólo como un mínimo de esperanza y “motivación” para no bajar los brazos por completo, el quinto lugar podría jugar un duelo de comodín con el cuarto lugar si la diferencia entre ellos es menor a 3 juegos, ahora sí, en el standing global, ese que también determina el orden de acomodo en los playoffs.

El Sistema de Competencia

* La LMB se conforma por 16 equipos, divididos en par de zonas (Norte y Sur) con ocho cada una.

* El rol regular contempla 120 juegos para cada equipo divididos en dos vueltas.

* Los equipos que calificarán a la postemporada lo harán en base a la sumatoria de los puntos obtenidos en cada una de las dos vueltas del calendario regular, y serán “sembrados” en el playoff de acuerdo al porcentaje de ganados y perdidos del standing global.

* Una vez sembrados los equipos a la postemporada, si la diferencia entre el cuarto y quinto lugar es de 3 juegos o menos, incluso si el quinto lugar tiene mejor porcentaje de ganados y perdidos que el cuarto lugar, habrá un juego de eliminación directa. El equipo local será el que tenga mejor porcentaje de ganados y perdidos.