Curado en salud. El intérprete considera que entre sus hijos no habrá problemas porque él ya dejó todo arreglado.
‘Me preocupa que a mi muerte mis hijos tengan problemas, pero confío en que todo estará bien, ellos son gente de bien, cariñosa y amable’, dijo el cantante

CDMX.- Luego de los problemas registrados entre los hijos del cantante José José, fallecido el pasado 28 de septiembre, Enrique Guzmán dijo que le preocupan muchas cosas, pero en el ámbito familiar sus descendientes son gente amable y de bien, por lo que descartó que se susciten conflictos cuando él muera.

Las disputas entre Marysol y José Joel con su media hermana Sarita Sosa por el paradero y destino final de los restos mortales de José José hicieron reflexionar al intérprete de “Tu Cabeza en mi Hombro”, quien aseguró que ya tiene todos sus papeles en regla, “nada chueco, todo derecho y bien”.

“Me preocupa que a mi muerte mis hijos tengan problemas, pero confío en que todo estará bien, ellos son gente de bien, cariñosa y amable”, subrayó a los medios de comunicación el también actor que a sus 76 años continúa cautivando en los escenarios.

El cantante, quien actualmente promueve su disco más reciente “Se Habla Español”, tuvo dos hijos, Alejandra y Luis Enrique Guzmán, producto de su matrimonio con Silvia Pinal.

Respecto a su nieta Frida Sofía, insistió que no está interesado en apoyar la incipiente carrera musical de la joven de 27 años.

“No grabaría con Frida. Alejandra fue la primera persona que me sorprendió al traer un disco cuando dijo que deseaba ser cantante, así que creo que Frida debe demostrar que sí puede y traerlo”.

Aunque siempre ha expresado el profundo amor que le tiene a Frida, el artista dijo que aún le falta mucho para madurar, “la juventud es un mal que se quita con los años”.

Guzmán compartió su felicidad por el nacimiento de Apolo, hijo de Luis Enrique. “Pues ya llegó el que conserve el apellido Guzmán. Estoy más que feliz”.