Archivo
El robo al transporte de carga incrementó en 480% entre 2013 y 2017

El robo al transporte de carga y la portación de armas de uso restringido deben ser considerados como delitos “graves”, y por tanto, urge que los legisladores los integren al catálogo de los ilícitos cuyo enjuiciamiento implicará la prisión preventiva, demandó el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos.

En el Congreso se discute la ampliación del catálogo de delitos en los que el Ministerio Público puede solicitar prisión preventiva oficiosa, en el cual es aplaudible que se incluya a la lista el uso ilegítimo de programas sociales con fines electorales, la corrupción en diversas modalidades y el robo de hidrocarburos.

No obstante, es reprobable que se dejen fuera de la lista el robo al transporte de carga, fenómeno que entre 2013 y 2017 incrementó en 480%, de acuerdo con la Cámara Nacional de Autotransporte de carga (Canacar), y que solo en 2017 significó una pérdida de 92,500 millones de pesos para las empresas.

“Es impostergable que en el proceso legislativo, esos delitos se incluyan en el catálogo de los que serán merecedores de prisión preventiva, evitando así que se mantenga el fenómeno de  puerta giratoria, que resulta ya una burla para la justicia y un claro fomento a la impunidad”, exigió Gustavo de Hoyos a través de su mensaje La Señal Coparmex.