El gobierno estadounidense destinó 3,000 millones de dólares para ayudar a los homeless para que tenga alojamiento y también tengan la oportunidad de que se les apliquen pruebas y tratamientos para el COVID-19.

El gobierno estadounidense anunció hoy la distribución de unos 3,000 millones de dólares para ayudar a los desamparados a encontrar alojamiento e impulsar a las comunidades en la aplicación de pruebas y tratamientos para el COVID-19.

Grupos activistas advirtieron que los indigentes son particularmente vulnerables durante la actual pandemia. Muchos miembros de esta población ya sufren de problemas de salud, como deficiencia cardiaca o diabetes, y viven en condiciones donde es imposible lavarse las manos o mantener distanciamiento entre personas.

La inversión inicial anunciada por el gobierno estadounidense es un cuarto del total asignado por el Congreso para el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, como parte del paquete de 2.2 billones de dólares de ayuda para la economía. La dependencia oficial indicó que los restantes 9.1 billones de dólares serán asignados una vez sean fijadas las normativas correspondientes.

Añadió que la mayor parte de ese presupuesto irá a gobiernos locales y entidades humanitarias para financiar instalaciones médicas, pruebas y otros procedimientos. Los beneficiarios podrán usar ese dinero también para adquirir hoteles a fin de alojar a la gente de manera distanciada, o para mantener a flote a negocios que se dediquen a fabricar materiales médicos.

Aproximadamente 1,000 millones de dólares irán a refugios de emergencia y a cupones que podrán usados por los indigentes para alojarse en moteles. Esa partida podrá ser invertida además en cuidado infantil, ayuda psicológica y asistencia para conseguir empleo.

Unos 64 millones de dólares podrán ser usados para buscar alojamiento a las personas con sida.

Un subcontratista de mantenimiento de calles para el Distrito de Columbia pasa por las tiendas instaladas por las personas sin hogar en una acera en el Dupont Circle de Washington. Foto: AP

En California, que tiene la mayor población de indigentes de todo Estados Unidos, el gobernador Gavin Newsom ha prometido a ayudar a los sintecho a conseguir alojamiento en hoteles. En Las Vegas, se les ordenó a los desamparados dormir en rectángulos marcados en el suelo de un estacionamiento, distanciados entre sí, a fin de evitar la propagación del virus.

 

Indigentes duermen en estacionamiento en Las Vegas

 

Los indigentes en Las Vegas recibieron órdenes de dormir en rectángulos pintados en el pavimento en un estacionamiento para limitar la propagación del coronavirus, una medida que provocó indignación en las redes sociales.

El ex jefe de vivienda del gobierno de Barack Obama, Julián Castro, sugirió en Twitter que se los aloje en cuartos vacíos de hotel.

La actriz Alyssa Milano tuiteó: “En Las Vegas la gente sin techo duerme en el piso de hormigón de un estacionamiento, a seis pies (dos metros) de distancia entre sí, mientras todos los cuartos de hotel están vacíos”.

Las autoridades municipales de la ciudad conocida por sus numerosos hoteles tomaron la medida después que un refugio para indigentes debió cerrar porque uno de sus residentes dio positivo para el virus.

Las autoridades dijeron que decidieron alojarlos en el estacionamiento en lugar de un estadio, un teatro, un espacio para exhibiciones o salas de reuniones porque los reservan para enfermos si los hospitales no dan abasto.

El vocero municipal Jace Radke dijo que se tomó la medida sólo como una “situación de emergencia” y porque el estacionamiento ya pertenece a la ciudad.

Los cuadrados marcados son para ayudar a cumplir las normas de distanciamiento social. Seguiremos proporcionando este alivio temporario y a la vez observar el distanciamiento social para todos los que carecen de techo”, dijo Radke en un correo electrónico.

Las autoridades de Nevada no han propuesto, como las de California y otros estados, alojar a los indigentes en los hoteles. Los famosos resorts del Las Vegas Strip empezaron a vaciarse hace dos semanas cuando el gobernador Steve Sisolak decretó el cierre de los casinos. Sin embargo, pudieron mantener abiertos los hoteles para no incomodar a los clientes o con fines de emergencia.

Los indigentes en Las Vegas recibieron órdenes de dormir en rectángulos pintados en el pavimento en un estacionamiento para limitar la propagación del coronavirus. Foto: AP

La oficina del gobernador no respondió de inmediato a la pregunta por email de si Sisolak estudiaba pedir a los hoteles que faciliten sus cuartos a los indigentes.

Hay unas 5,500 personas sin techo en Las Vegas y el área conurbada, con una población estimada en 2.3 millones.