Cuando la niebla ideológica se desvaneció...