El resultado de esa primera votación deja entrever que ningún republicano votará probablemente a favor del proyecto. ESPECIAL
Todo apunta a que el debate en el Senado se alargará hasta este fin de semana, cuando podría tener lugar la votación final sobre el proyecto de ley

Washington. - El Senado de Estados Unidos votó este jueves a favor de iniciar el debate sobre el plan de estímulo fiscal de 1,9 billones de dólares para frenar la crisis desatada por la pandemia, una prioridad del presidente estadounidense, Joe Biden, que afronta una fuerte resistencia de la oposición republicana.

Todo apunta a que el debate en el Senado se alargará hasta este fin de semana, cuando podría tener lugar la votación final sobre el proyecto de ley, ya aprobado el sábado pasado por la Cámara de Representantes.

"No importa lo que tardemos, el Senado va a mantener activa su sesión para terminar el trabajo en el proyecto de ley esta semana", dijo este jueves el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

OPOSICIÓN REPUBLICANA

El Senado aprobó el comienzo del debate sobre el paquete por 51 votos a favor y 50 en contra, después de que la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, hiciera uso de su potestad como presidenta de la Cámara Alta para romper el empate que se había registrado entre los senadores demóratas y los republicanos.

El resultado de esa primera votación deja entrever que ningún republicano votará probablemente a favor del proyecto de ley cuando llegue la hora de pronunciarse sobre el contenido del plan, que es la principal prioridad legislativa de Biden en sus primeros 100 días en el poder.

Aunque se espera que los demócratas consigan aprobar el proyecto en el Senado, no pueden permitirse perder ni un solo voto en su bancada, y es posible que se hagan cambios al plan y que el monto final sea inferior a los 1,9 billones previstos.

Si el plan sale adelante en el Senado, se enviaría de nuevo a la Cámara Baja para su visto bueno definitivo, antes de llegar a la Casa Blanca para que Biden lo firme.

La oposición republicana considera que el proyecto de ley es "excesivamente costoso" y que es demasiado pronto para aprobarlo, dado que se están desembolsando aún los fondos del anterior plan de estímulo, aprobado en diciembre por valor de 900.000 millones de dólares.