Fotos: Vanguardia/OMAR SAUCEDO
La artista colombiana Andrea Rey trabajó esta serie en Guadalajara y ahora llegó a Saltillo para compartir la visión del ombligo como dador de vida

Nuestro primer contacto con la vida es a través del ombligo. Dentro del vientre materno toda energía, todo nutriente, llega a nosotros a través de el cordón umbilical que al nacer y perder esa primera conexión, queda como vestigio esta cicatriz que por el resto de nuestras vidas nos recordará la relación con la naturaleza.

Esta es una de las ideas que la artista visual Andrea Rey explora en su exposición “Trayectoria Ombligo-Lunar” inaugurada el pasado diciembre en el Museo de Artes Gráficas y que aún puedes visitar hasta el 31 de este mes.

La creadora colombiana desarrolló el proyecto en una residencia en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara el verano pasado, donde además de difuminar los límites entre arte y artesanía colaboró con el público para la manufactura de algunas de las piezas.

Es a través del arte textil que ella consigue expresar la idea, con una serie de obras que hacen uso de la simbología relacionada a la maternidad, la flora y el cuerpo femenino en esculturas “blandas de inspiración orgánica”.

La inclusión de manos de otras mujeres en el proceso de creación de esta muestra añade otra dimensión a la exploración cultural de la misma, pues Rey contó con la ayuda de la artesana indígena wixáritari Sayuri Sánchez.

Elementos de la tradición y cosmovisión wixárika también se incluyen en el discurso gracias a esta colaboración, con lo que se enriquece la visión del ombligo como fuente de vida en un intercambio que la artista destacó en declaraciones hechas en el marco de la inauguración de la exposición en agosto pasado.

Las cualidades visuales y táctiles de las obras además apoyan los temas de la muestra al remitirnos al vientre materno desde una percepción cálida y de bienvenida, aunque en ciertas instancias posean guiños a la visceralidad misma del cuerpo humano y del parto.

Las referencias incluso llegan a la mitología, con una pieza dedicada al ónfalo, la piedra con la que Hera protegió a su hijo Zeus, al darla de comer a Cronos evitando así que ingiriera al dios.

Es también la piedra con la que el rey de los dioses marcó el “ombligo” del mundo en Delfos, el centro.

De manera similar, explora los mitos prehispánicos, como el del “ombligo de la luna” del cual México toma su nombre, que a su vez remite al origen de nuestra nación, en el centro del lago de la luna, Texcoco.

Aunque la muestra no contó con una inauguración oficial está aún vigente para su visita en el Museo de Artes Gráficas hasta el próximo 31 de enero.

Se exploran además los mitos prehispánicos, y se cuenta con elementos de la traición wixárika gracias a la colaboración de otras mujeres.

DATOS

Las referencias incluso llegan a la mitología con ciertas piezas.

La exposición titulada ‘Trayectoria Ombligo-Lunar’ se inauguró el pasado diciembre en el Museo de Artes Gráficas, y aún se puede visitar.