Todas las cámaras que se están instalando son con un objetivo de prevención de seguridad, de vigilancia, algunas con el reconocimiento facial, pero es un tema 100 por ciento de seguridad”, recalcó el Alcalde

Ante las versiones de que regresarán las “fotomultas” a Saltillo, el alcalde Manolo Jiménez Salinas aclaró que eso es una “mentira total” y que seguramente se están confundiendo con las cámaras de seguridad que se están instalando en la ciudad.

“Lo de las fotomultas es una mentira total de quien no le gusta que le vaya bien a Saltillo, se están confundiendo con las cámaras de seguridad, es una “fake news” total.

Todas las cámaras que se están instalando son con un objetivo de prevención de seguridad, de vigilancia, algunas con el reconocimiento facial, pero es un tema 100 por ciento de seguridad”, recalcó el Alcalde.

Incluso, añadió, alguna parte de ese nuevo equipo ya se está probando y que en eso están en coordinación con el Estado, al ser un proyecto del gobernador Miguel Riquelme.

“Gracias a ese proyecto Saltillo está prácticamente duplicando su fuerza de vigilancia a través de la tecnología; tenemos 600 cámaras, llegaron 600 más para Saltillo, eso aunado a la estrategia que traemos de seguridad, pues estamos blindando nuestro terruño”, indicó.

Por otro lado, Jiménez Salinas calificó de “injusto” para Saltillo lo presentado en el Plan Nacional de Infraestructura, dado a conocer el martes por el Gobierno Federal, el cual contempla 147 proyectos y una inversión de 859 mil millones de pesos.

José Reyes


José Reyes Quintero. Orgullosamente periodista de VANGUARDIA desde noviembre de 1999, aunque mi incursión en el periodismo se remonta al año de 1988, cuando inicié mi carrera en Monterrey, mi ciudad natal, donde estudié la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UANL. He cubierto desde actividades policiacas hasta deportivas, incluso sociales, siempre en el periodismo escrito.  Actualmente me especializo en temas electorales, políticos, de seguridad y legislativos. Vivo de la palabra y como tal, me esfuerzo al máximo por respetar nuestro idioma.