Lock se alista para enfrentar por segunda ocasión en su carrera a los Chiefs. / AP
El quarterback acepta su papel de villano en el juego contra el equipo de Kansas City

DENVER.- Ser el villano parece que no es el rol que le queda mejor a la personalidad alegre de Drew Lock.

Aún así es un papel que ha aceptado con entusiasmo cuando los Broncos de Denver se alistan para recibir en lo que probablemente será un día nevado a los Chiefs de Kansas City, de donde es originario.

“Está bien el poder ponerme la máscara de Darth Vader, alejarme de ser el Jedi y llegar al lado obscuro por decirlo, aquí en Denver”, dijo Lock, el quarterback de segundo año de la Universidad de Missouri. “Me gusta interpretar ese papel. Espero que pueda ser esa persona, ganar el domingo e impulsar esa rivalidad un poco”.

Toy Story” es más adecuado por la disposición de Lock que “la Guerra de las Galaxias”.

Cuando ganó su primer juego el año pasado, sus compañeros le dieron el sobrenombre de “Buzz Lightyear” debido a la enorme pulsera que utiliza para ayudarle a recordar las jugadas y que se parece a la pulsera de rayo laser que porta el icónico personaje de Disney.

Lock les siguió el juego, presionando su pulsera después de cada pase de anotación el resto del año. No tuvo oportunidad de hacerlo frente a Kansas City, en la que fue su única derrota de cinco juegos como titular, cuando los Broncos perdieron 23-3 en el Estadio Arrowhead en diciembre.

El juego del domingo será el primero en el que Lock enfrente por segunda ocasión a un mismo equipo, aunque ya conoce muy bien a los Chiefs.