“Así, pensaba en él sin quererlo.

Y cuánto más pensaba en él más rabia le daba,

y cuánto más rabia le daba más pensaba en él.”

Gabriel García Márquez.

 

Fue el año 2000 cuando Rosario Robles Berlanga se encontraba en la cumbre. Con un prestigio y arrastre político que la llevaron a ser dirigente nacional del PRD. Pero en la política, no todo es miel sobre hojuelas. Las facturas se pagan.

Una historia de política, dinero, negocios y amor comenzaba a gestarse. Lo que la llevaría después a romper con la izquierda y terminaría con Robles Berlanga defenestrada, enfurecida y procesada por complicidad y autoría de la llamada “Estafa Maestra”.

La “casi paisana”, conoció a Carlos Ahumada en 2001 y de ahí comenzaron endeudamientos, formas de operar de la izquierda -como el denostado marketing político-, pasivos económicos dentro del PRD que ascendían por encima de los 400 millones de pesos.

El resultado fue desastroso, el PRD no obtuvo los votos que ella contemplaba, lo sobre endeudó y el Órgano de Fiscalización del partido pensó en su expulsión; se fue por su voluntad por la puerta trasera.

En el año 2004, salieron a flote una serie de videos en donde se entregaban fajos de billetes a René Bejarano, entonces líder de los diputados. Carlos Ahumada entregaba ese dinero.

La razón de la sucia estrategia: el hundimiento político de Rosario Robles y empresarial de Ahumada y otra tercera opción; la posibilidad de que Rosario fuera la primera mujer Presidenta del País. Había que descarrilar a AMLO en su acelerado ascenso en busca, por primera vez, de la mayor nomenclatura.

Carlos Ahumada llegó de Argentina en la década de los años 80 a México a probar suerte en los negocios y se había convertido en favorito de los gobiernos perredistas de la capital. Después de su exilio en Cuba sería procesado por irregularidades en un contrato de 31 millones de pesos.

Después de su hundimiento, se reconstruye Rosario poco a poco y el PRI la adopta, tras apoyar al entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto, en 2012. Se posicionó en su gabinete; y muy a pesar de los tecnócratas; se mantuvo en el círculo cercano de EPN.

La trama de política-amor-odio-dinero (perversa mezcla) tiene hoy a Rosario Robles en prisión preventiva por estrategias de simulación de servicios con triangulación de recursos entre universidades estatales y empresas privadas, durante su gestión en la Secretaria de Desarrollo Social y después en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

“El Amor en los Tiempos del Cólera”, relata la historia de amor entre Fermina Daza y Florentino Ariza. Un amor que tendrá que enfrentarse pero que no morirá. El realismo mágico que el autor imprime en sus letras, lo lleva con una soberbia maestría. Es la típica historia de amor donde acaban siendo felices tras muchos momentos desafortunados, aquí solo parece haber un enamorado mientras que Fermina se mantiene serena y distante hasta el final.

Así parecía verse la pareja Robles-Ahumada. Despechada, la propia Robles sintió que su mundo se derrumbaba cuando interrumpía su viaje por Italia para venir a declarar a la Ciudad de México en donde hoy, recluida de manera preventiva, no tiene la misma vista que ofrece el Mediterráneo.