Foto: Nadia Betancourt
El paro continúa tras nueve días de haberse iniciado, al no llegar a un acuerdo en la última reunión que sostuvieron en Saltillo los representantes de los trabajadores y encargados de la empresa

Monclova, Coahuila.- Obreros sindicalizados de la empresa Teksid mantienen del paro de labores para exigir a los directivos la entrega de la carátula fiscal para la revisión del reciente pago de utilidades y reconocer al Sindicato Nacional Minero.

El paro continúa tras nueve días de haberse iniciado, al no llegar a un acuerdo en la última reunión que sostuvieron en Saltillo los representantes de los trabajadores y encargados de la empresa.

Los obreros dijeron estar dispuestos a reanudar el diálogo, retomar sus labores e incluso incrementar la producción, siempre y cuando Teksid cumpla los compromisos, respete sus derechos, no amenace con despidos, muestre la carátula fiscal para crear una comisión revisora y sobre todo reconozca al Sindicato Nacional Minero que representa Napoleón Gómez Urrutia.

Alfredo Mesa, secretario de Seguridad Social, Previsión e Higiene Industrial del Comité Ejecutivo Nacional, informó que los directivos indicaron que no podían reconocer formalmente al sindicato al estar vigente un proceso por la titularidad del contrato colectivo con la CTM de Tereso Medina.

“Pero definitivamente, ellos dijeron, que no se podía llegar a un acuerdo si no se firmaba un convenio personal con cada uno de los trabajadores. Nosotros no estamos de acuerdo, el convenio tiene que ser colectivo como el que se hizo en el 2014, pero la empresa en ese momento dijo que no estaban de acuerdo”, comentó Alfredo Mesa.

Los trabajadores temen que al aceptar firmar un convenio individual algunos sean dados de baja o intimidados para evitar que realicen otro movimiento similar.

“El abogado de la empresa reiteró en varias ocasiones que tienen la intención de sentarse las veces que sean necesarias, pero repitió que la única forma de destrabar esto es que el convenio sea individual”, declaró secretario.

Hizo un llamado a las autoridades municipales y estatales para que intervengan a su favor, para que la empresa acepte las condiciones de los obreros y puedan regresar a laborar.