Foto: Especial
Brenda Cruz García salió a trabajar el domingo 14 de julio a mediodía. Subió a un taxi en Amanalco, en la zona sur del Estado de México para dirigirse a Toluca y jamás regresó a su casa

Toluca, Méx. Luego de permanecer desaparecida cinco días, Brenda Cruz García fue hallada sin vida la tarde de ayer, en un paraje de la comunidad de Loma Blanca, en el municipio de Almoloya de Juárez. Su cadáver tenía signos de golpes y ultrajes.

La joven de 21 años laboraba en Toluca de lunes a viernes. Cada fin de semana regresaba al municipio de Amanalco, considerado entre los de mayor rezago social.

La joven abordó el domingo 14 un taxi colectivo en la zona del Arco, en Amanalco, para reunirse con su hermana y el novio de ésta, y después emprender camino hacia la capital mexiquense. Cruz García ya no llegó donde la esperaban. Nadie supo más de ella.

Su hermana acudió con las autoridades durante la noche de ese día, para reportar la desaparición de la joven, pero fue hasta el lunes cuando la policía ministerial comenzó a investigar. El día 15 la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) emitió el cartel de Alerta Amber para pedir apoyo a la ciudadanía a fin de dar con el paradero de la joven, apodada La China por sus amigos y familiares.

Foto: Especial

Pese al trabajo de la FGJEM, la hermana de Brenda armó una campaña de búsqueda con apoyo de las redes sociales.

No sólo movilizó a gente de Amanalco, sino también a compañeras de trabajo de la zona industrial Lerma-Toluca, donde laboraban desde hace un par de años.

La indagatoria sigue y se revisan puntualmente cámaras de videovigilancia para tratar de ubicar el taxi que abordó la joven en la zona del Arco, en Amanalco.

Los familiares recibieron esta mañana el cuerpo de la víctima, pero volvieron a recriminar al Ministerio Público la tardanza para actuar e investigar el paradero de Brenda.

Su desaparición y asesinato no es un caso aislado. Desde hace más de una década, los feminicidios y secuestros de mujeres en el estado de México han sido una constante.

Hace tres años se emitió una declaratoria de alerta de género por feminicidio en 11 municipios mexiquenses –que tampoco ha dado resultados–, y ahora las autoridades federales analizan emitir una segunda alerta de género en el estado de México por el fenómeno de desapariciones.

Datos del secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública revelan que de enero a mayo de este año en el territorio mexiquense han sido asesinadas de manera violenta casi 200 mujeres. De estas solo 38 casos fueron catalogados feminicidios y 159 homicidios dolosos.

El estado tiene en la lista de los cien municipios más peligrosos para las mujeres, 10 demarcaciones, entre ellas Ixtapaluca, Chalco, Ecatepec, Toluca y Tultitlán, que forman parte de los sitios considerados en la declaratoria de alerta de género, pero también hay otras zonas donde los asesinatos de mujeres han crecido, como en el corredor Huehuetoca- Zumpango, en el norte del valle de México y en la periferia del capital mexiquense, como Almoloya de Juárez, donde fue encontrado el cuerpo de Brenda.