Tiene miles de marcas realizadas en el siglo XIV para protegerse de “lo que fuera que había allí dentro, algo tan poderoso que tuvieron que volver para agregar más y más marcas”

Cerca de Creswell, en el corazón del Reino Unido, fue encontrada la que podría haber sido considerada una puerta entre el infierno y lo terrenal, el lugar por el que demonios y otros seres tenebrosos cruzaban para hacer llegar el caos en el mundo. 

Con las paredes llenas de símbolos dedicados a alejar la desgracia, tantos como nunca se habían encontrado antes en la región, la cueva está formada por piedra caliza y en el centro esconde un oscuro agujero del que aún se desconoce el destino y la profundidad. 

Se cree que las marcas talladas en la piedra se extienden desde el siglo XIV al XVIII. Los grabados eran un intento aparente de evitar que los demonios, brujas y otros ocupantes malvados salieran de allí.

También es cierto que los símbolos de protección ritualistas, como los hallados en estas cuevas, no son tan raros en Gran Bretaña. La mayoría se encuentran cerca de los puntos de entrada, incluyendo puertas, ventanas y chimeneas, de iglesias históricas. Pero el descubrimiento realizado en Creswell Crags lo convierte en el mayor número jamás descubierto en un solo sitio en el Reino Unido.

Los símbolos son de diferentes tamaños, están grabados en las paredes de piedra caliza y el techo de una cueva que tiene en un centro un agujero profundo y oscuro, "no tiene precedentes", según The Guardian.

Con informacion de SDP Noticias