Santoy, en aquel entonces de 21 años, fue culpado de asesinar a los niños Érick Anzur y María Fernanda Peña Coss, de 7 y 3 años de edad, respectivamente, hermanos de Érika Peña. Foto: Tomada de Internet
Diego Santoy Riveroll fue condenado a 71 años, siete meses y 27 días de prisión por el homicidio de los hermanos Erik Azur y María Fernanda Peña Coss, menores de edad, ocurrido en 2006 en Nuevo León

Este 2 de marzo se cumplieron 15 años de uno de los sucesos violentos que conmocionaron a la sociedad regiomontana y al país: el crimen de los niños Peña Coss, un acontecimiento por el que fue sentenciado Diego Santoy Riveroll, conocido desde entonces como “El Asesino de Cumbres”.

Diego Santoy Riveroll fue condenado ayer a 71 años, siete meses y 27 días de prisión por el homicidio de los hermanos Erik Azur y María Fernanda Peña Coss, menores de edad, ocurrido en 2006 en Nuevo León

Santoy, en aquel entonces de 21 años, fue culpado de asesinar a los niños Érick Anzur y María Fernanda Peña Coss, de 7 y 3 años de edad, respectivamente, hermanos de Érika Peña, con quien sostenía una relación amorosa.

De acuerdo a las versiones dadas a conocer en el juicio, los hechos se registraron la tarde del jueves 2 de marzo de 2006, en la colonia Cumbres, una zona de nivel medio alto, ubicada en el poniente de esta ciudad.

Un disgusto de la pareja, seguido de una fuerte discusión, desencadenó el presunto ataque de ira de Diego, que terminó con la vida de los infantes. Érika Peña acusó a su entonces novio de haber matado a sus hermanitos con un cuchillo, además de intentar asesinarla al propinarle tres heridas en el cuello con el objeto punzocortante.

Tras los hechos, Santoy se dio a la fuga, siendo capturado cinco días después en la ciudad de Oaxaca, donde pretendía tomar un autobús en la central camionera local en busca de llegar a la frontera con Guatemala.

¿Qué pasó con Erika Peña Coss?

Erika Peña Coss decidió rehacer su vida en la ciudad de Guanajuato en donde contrajo matrimonio e intenta tener una vida normal lejos del ojo público y lejos del lugar donde ocurrió la pesadilla nombrada como "Caso Cumbres" y la cual a pesar de haber pasado ya 15 años, no se olvida.

El Caso Cumbres hasta la fecha sigue siendo estudiado por expertos que se han dedicado a analizar a detalle los rostros de los protagonistas de la historia además de su forma de expresarse en las entrevistas para saber quién dice la verdad, pero hasta el momento no hay ninguna conclusión certera.

Lo que sí es un hecho es que Diego Santoy es sentenciado de manera definitiva a más de 71 años de prisión por el Caso Cumbres.