Envuelto en su parapeto
con afán de protegerse
Enojado, Peña Nieto
no halla cómo defenderse.