Alrededor de las 7:30 de la mañana, vecinos del lugar pasaron por el lugar y vieron a un joven que se encontraba atado de un cinto al cuello y el otro estelo a la protección de una ventana

Entre los pasillos del centro comercial Plaza Bonita, localizada sobre Francisco de Urdiñola entre Jacobo M. Aguirre y Melchor Múzquiz, se encontró a un joven sin vida ayer por la mañana.

Alrededor de las 07:30 horas, vecinos del lugar pasaron por el lugar y vieron a un joven atado de un cinto al cuello y del otro extremo a la protección de una ventana.

Fue Alfredo González Martínez, gerente de Merco, quien después de ver al joven, tomó el teléfono y dio aviso al número de emergencia, 911, movilizando a las autoridades y personal paramédico.

La Policía Municipal arribó al lugar para tomar conocimiento de los hechos; elementos de la Cruz Roja fueron los encargados de confirmar el deceso que se estima pudo ser entre las 04:00 y 05:00 horas, por la rigidez del cuerpo.

Agentes de la Fiscalía General del Estado llegaron a tomar conocimiento de lo ocurrido y proceder a realizar las diligencias correspondientes, para trasladar el cuerpo a las instalaciones del Semefo.

Se corrió la noticia por la área del joven colgado, y poco después llegó una mujer que lo identificó como “Periquín”, a quien la noche anterior al verlo le ofreció su casa para que pasara la noche, pues había tenido una discusión con su madre.

Cuando se descolgó al joven y fue subido a la camioneta que lo llevaría al Semefo, llegaron familiares a quienes se les mostró la foto identificando al finado como Pedro Rivera Hernández, de 21 años, quien tenía su residencia en Maclovio Herrera 1316.

Manifestaron que era adicto a diferentes sustancias tóxicas y no lo habían visto desde el domingo, pues también había salido de la casa de su padre.

Finalmente se trasladó el cuerpo al Semefo, donde se podrá reclamar por los familiares después de determinar las causas del fallecimiento.