FOTO: INTERNET
La protagonista de series como ‘Full House’ y ‘Garage Sale Mystery’ aseguró entre lágrimas ‘haber tomado una horrible decisión’ al darles a sus hijas ‘una ventaja injusta’. Su sentencia incluye una multa de 250 mil dólares, 250 horas de servicio comunitario y dos años de libertad condicional al salir de prisión

Después de meses de investigaciones, la actriz Lori Loughlin fue sentenciada este viernes a dos meses de prisión por participar en el escándalo de sobornos universitarios, en la que también estuvo involucrado su esposo, Mossimo Giannulli. Loughlin fue sentenciada varias horas después de Giannulli, quien enfrenta 5 meses de prisión, una multa de 250 mil dólares y 250 horas de servicio comunitario, según el fiscal federal del distrito de Massachusetts.

La sentencia pone fin al caso de Loughlin y Giannulli, posiblemente los padres más famosos que admitieron haber pagado al autor intelectual del plan, William Rick Singer, 500 mil dólares para que sus dos hijas ingresaran en la Universidad del Sur de California. La actriz de 56 años, conocida por su papel de la Tía Becky en la serie televisiva "Full House", también deberá permanecer dos años en libertad condicional tras salir de la cárcel, y efectuar 100 horas de servicio comunitario. Vestida sobriamente, con una blusa blanca y una cadena de oro, Loughlin derramó algunas lágrimas al pedir perdón por su "horrible decisión". "Seguí un plan para dar a mis hijas una ventaja injusta", admitió.

Loughlin y Giannulli estaban entre los acusados que inicialmente se declararon inocentes y estaban dispuestos definir su suerte en la corte. Pero la pareja cambió sus declaraciones de culpabilidad en mayo y llegó a un acuerdo con los fiscales. Otra de las acusadas, fue la actriz de "Desperate Housewives" Felicity Huffman, quien se declaró culpable de pagar 15 mil dólares para que el resultado del examen de admisión universitaria de su hija fuera mejorado y pasó 11 días en una cárcel de California. Fue liberada en octubre pasado y de las 55 personas inculpadas en el escándalo, 41 ya se declararon culpables y a cambio lograron reducir sus penas, en general a pocos meses de cárcel.