Retos. Este sector ha enfrentado anuncios de recortes, rumores de desaparición de algunas marcas, pronósticos reservados e incertidumbre. Foto: Archivo
Directivos hablan sobre las lecciones que han aprendido a partir de la pandemia y cuáles serán sus efectos

CDMX.- Prácticamente todas las firmas automotrices están a la expectativa de qué rumbo tomará el mercado nacional. Y es que, dada la contingencia ocasionada por el coronavirus SARS-CoV-2, este sector ha enfrentado anuncios de recortes, rumores de desaparición de algunas marcas, pronósticos reservados e incertidumbre sobre la reanudación de actividades en cuanto a la producción y la comercialización de vehículos. Por eso hablamos con algunas de las figuras más importantes de la industria, para conocer las lecciones que les ha dejado esta pandemia.

FORD

Héctor Pérez, CEO de Ford en México, prioriza las transformaciones en el ámbito social para salir adelante. “Al cierre de mayo, los resultados fueron mejores que en abril. Estamos en el camino correcto de recuperación. Sin embargo, no hubiera sido posible sin un trabajo de meses atrás en los que nos propusimos hacer que el proceso de compra fuera más sencillo para nuestros clientes a través de nuestras plataformas digitales”, señala. De acuerdo con Pérez, la compañía también busca apoyar a su red de distribuidores para que ellos, como socios de trabajo, “no carguen solos la cuesta de la crisis económica”.

GENERAL MOTORS

Para Francisco Garza, CEO de General Motors en nuestro país, de lo más complicado en esta crisis sanitaria fue que la industria automotriz no fuera catalogada como actividad esencial. Esto provocó la suspensión de las operaciones de manufactura y comercialización. Aunque, dice, esta situación sin precedentes dejó muchas reflexiones en la manera en la que operará su marca a futuro. Entre ellas, destaca la posibilidad de realizar la operación sin protocolos presenciales y también que la eficiencia no se mide con el tiempo en el que una persona esté en la oficina. Otra lección: “Siempre debemos estar preparados para panoramas cambiantes. En ese sentido, hay que pensar en maneras atractivas para vender nuestros productos a los clientes”, concluye Garza.

INFINITI

Philipp Heldt, director general de Infiniti en México, considera que los próximos meses son clave para saber si el mercado nacional tendrá una recuperación pronta o si será un proceso largo. “Toda expectativa del comportamiento del mercado está atenida a la evolución de la pandemia en nuestro país y a cómo su prolongación puede afectar la economía de los mexicanos.

“Podemos esperar una alza en los precios de los vehículos de todas las marcas en el país, pero nosotros nos encontramos en una posición favorable gracias a la fuerza de la financiera de Nissan. Tenemos mucha flexibilidad al momento de hacerte de un coche premium, aun en tiempos difíciles”, asegura.

MAZDA

Miguel Barbeyto, director general de Mazda en México, opina que, al margen de la caída en ventas por esta situación, “ha sido difícil tener que parar la producción y cerrar nuestros pisos de venta, pues el perder el punto de contacto con el cliente es muy duro”.

Para el directivo no tiene sentido buscar un “regreso a la normalidad” en las condiciones de venta y operación pues, más allá de añorar las condiciones del pasado, hay que aprovechar esta situación para evolucionar.

“La normalidad como la conocíamos no regresará. La pandemia nos ayudó a pensar fuera de lo convencional y darnos cuenta que podemos agilizar procesos de compra y servicio a través de herramientas digitales”, puntualiza.

MERCEDES-BENZ

Jaime Cohen, director general de Mercedes-Benz en nuestro país, ve este panorama como la oportunidad para reinventarse en procesos de comercialización y presentación de sus productos. “Esta pandemia nos ha enseñado que no hay necesidad de estar atados a una oficina para operar como antes. Hemos planeado un fortalecimiento de nuestros procesos en línea para que sea más fácil comprar un auto por Internet. [...] No obstante, hay que hallar un equilibrio porque los clientes quieren tocar nuestros modelos y sentir el olor a piel, madera y demás elementos que hacen que un Mercedes-Benz sea un Mercedes-Benz”, reconoce.

Según Cohen, será una cuesta difícil de andar, pero cree que ‘la firma de la estrella’ tiene un escenario optimista por la diversidad de su portafolio actual.

NISSAN

Para la marca líder del mercado nacional es difícil estimar el alcance de los efectos de esta situación. Sin embargo, José Román, su director general en México, asevera que la compañía tiene cimientos sólidos para enfrentar la recuperación del mercado en su debido tiempo.

“Estamos en un periodo de renovación que nos permitirá tener cartas fuertes para resultar atractivos ante el consumidor mexicano. A inicios de año, presentamos el nuevo Nissan Versa y fue un inmediato éxito en el mercado. Estamos por iniciar la venta de la nueva generación del Sentra y creo que eso nos permitirá estar bien parados hacia la reconquista del mercado”, estima Román.

PORSCHE

La uniformidad en los protocolos de sanidad ha sido inexistente en nuestro continente: mientras que naciones centroamericanas han tomado precauciones extremas para contener la propagación de coronavirus, otros países (como Brasil o México) han optado por políticas más flexibles. Para las marcas con operación generalizada en Latinoamérica, este aspecto complica la estrategia de reactivación comercial.

Al respecto, Christoph Klein, director de ventas y desarrollo de Porsche en la región, admite que “es complicado saber cuál es el panorama para la marca en América Latina. Estamos atenidos a las medidas de cada lugar. Además, hacemos una evaluación interna de cuándo es conveniente y seguro reanudar nuestra operación en cada uno de los países en los que participamos”.