Hasta hace dos semanas, Coahuila no había tenido un movimiento estudiantil similar al de 1986, ni queja reciente sobre las cuotas en la máxima casa de estudios de la entidad. Foto: Vanguardia/Omar Saucedo
Hasta hace dos semanas, Coahuila no había tenido un movimiento estudiantil similar al de 1986, ni queja reciente sobre las cuotas en la máxima casa de estudios de la entidad

Eran poco después de las 7:00 de este martes, cuando los alumnos de diversas facultades de la Casa de Estudios de la entidad empezaron a desmontar sus casas de campaña, tras llegar al fin de un acto simbólico que aseguran, apenas ha encendido la llama.

Tras casi 24 horas de llevar su pliego petitorio a discusión del Consejo Universitario de la Universidad Autónoma de Coahuila, los integrantes del Movimiento Estudiantil Coahuilense retiraron el plantón de la Rectoría que habían establecido ante la inconformidad de las respuestas de la sesión que se observaron desde el mediodía del lunes, pero aseguran que esto dejará un precedente en la historia educativa de los últimos años en el Estado.

Hasta hace dos semanas, Coahuila no había tenido un movimiento estudiantil similar al de 1986, ni queja reciente sobre las cuotas en la máxima casa de estudios de la entidad. 

“Conseguimos que los estudiantes vean qué hay una opción además de quedarse callados y aceptar todo lo que nos dicen. Estamos seguros de que esto va a dejar un precedente histórico para que se luche por las causas justas”, expresaron. 

Aunque esta manifestación fue retirada de la Casa de Estudios, los alumnos aseguraron que el MOESCO permanecerá alzando la voz por las injusticias que se desarrollen en las aulas.

“La lucha apenas está empezando. Hemos dado un primer paso, quizá nuestros hermanos gocen de la gratuidad en la educación”, expresaron.

La reducción en las cuotas de inscripción y reinscripción, fue lo que llevó a los alumnos a la inconformidad. Había un pliego petitorio conformado por 11 puntos, que primero se centraban en la reducción del 80 por ciento de ambas cuotas; después replantearon a un 55.4 por ciento de reducción.

El consejo tuvo que sesionar extraordinariamente, aprobando con modificaciones cinco de las propuestas del pliego, desechando una y rechazando cinco más en su totalidad.

Entre las aprobaciones, el 8.3% de la reducción, que aunque consideran insuficiente para resolver la problemática de fondo, lo toman en cuenta como un primer triunfo para no retirarse con las manos vacías, planteando también un cambio para la visión del Consejo Estudiantil.

“Se llevó a cabo la sesión de Consejo Universitario, en donde se discutió el pliego petitorio que entregamos el pasado lunes en la manifestación estudiantil más grande hecha en los últimos 30 años en Coahuila. A pesar de que nuestros argumentos estaban firmemente fundamentados, a pesar de que la Universidad sabe que estamos atravesando la peor crisis económica y sanitaria de la era moderna, el H. Consejo Universitario, ni siquiera fue capaz de escuchar lo que proponíamos, arregló la votación del Consejo llegando incluso a su propia desestimación; sin embargo, no nos vamos con las manos vacías. Si bien consideramos es muy poco, sabemos que para algunos y algunas esto significa poder seguir estudiando”, manifestaron.

Ahora, las cuotas pasaron de 4 mil 893 en nuevo ingreso, a 4 mil 440 pesos; y de 4 mil 326 a 3 mil 920 pesos que podrán ser pagados a créditos con una extensión de plazo, además de que el plan de inclusión fue incrementado para beneficiar a más alumnos que paguen 10 pesos al ser considerados como población económica de riesgo. 

“Desde el 27 de julio el lobo aulló y la manada respondió, y desde el 3 de agosto la manada empezó a crecer. Somos el Movimiento Estudiantil Coahuilense, llegamos para el cambio y hasta qué lo logremos, vamos a quedarnos”, concluyeron.

Armando Ríos

Estudió Periodismo en la Ciudad de México.
Ha publicado en revistas locales, blog's nacionales y medios radiofónicos locales y en la Ciudad de México desde 2012, y cuenta con el Premio Estatal de Periodismo 2017. Cubre principalmente temas relacionados con los derechos humanos en el panorama de la migración, familiares de personas desaparecidas, así como a las Organizaciones No Gubernamentales encargadas de la promoción de los Derechos Humanos y a las propias Comisiones. También cubre fuentes referentes a temas de seguridad y justicia, transparencia y elecciones. Fue seleccionado en 2018 por la OMCT para la preparación de cobertura de la última sesión de México ante el Comité Contra la Tortura que se realiza en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza