Artista. Carla Thompsen habló sobre su trabajo artístico el día de la inauguración de la muestra. Fotos: Omar Saucedo
Carla Thomsen crea escenas del entorno natural sobre soportes como hojas, troncos y plumas, agregando una capa más de relación con la tierra y sus riquezas

La pintura que tiene a la naturaleza como eje temático es uno de los géneros más antiguos, con vertientes en el paisaje, el bodegón y el retrato de animales en su hábitat, producidas con óleo, acrílico y acuarela, de acuerdo a los gustos de cada autor.

Carla Thomsen ha dedicado sus pinceladas a la captura de este tipo de imágenes, con piezas representando a aves, felinos, equinos, mamíferos en general y criaturas marinas, pero con un giro que le agrega otra dimensión a su obra, pues a diferencia de otros colegas y predecesores ella plasma su trabajo sobre los elementos que la tierra misma le otorga.

Plumas de aves, troncos de madera, rocas, hojas de árbol y huevos de animales son algunos de los lienzos naturales o soportes que elige la artista. Sobre estos ella trabaja su  obra y propuesta artística; parte de la cual está presente en la exposición “Lienzos de la naturaleza” en el Centro Cultural Vito Alessio Robles.

Superficies. Sobre diferentes superficies naturales Carla Thompsen desarrolla su propuesta artística.

Esta muestra, inaugurada el 21 de junio pasado, estará vigente hasta septiembre de este año, con cerca 45 piezas en diversos formatos, hechas en años recientes, todas imágenes de animales tanto de México como del resto del mundo, plasmados sobre diferentes soportes.

Thomsen, artista autodidacta, originaria de Lagos de Moreno, Jalisco pero con residencia en Piedras Negras ha expuesto en diversas ocasiones en Coahuila, incluida la Expo Pueblos Mágicos en Torreón y Michoacán en 2018 así como en la más reciente edición del Festival del Rodeo en marzo pasado en la ciudad.

Su manejo de la técnica es realista, algo que sobre un lienzo común resultaría en una obra como muchas otras hay, pero al ser trasladado a un tronco o una pluma o cualquier otra de las bases que utiliza adquiere una nueva calidad visual, texturas que de otro modo no se podrían conseguir con la pintura.

Naturaleza. Composiciones tradicionales acordes al soporte son las que tienen lugar en la obra de Thompsen.

Sus composiciones, si bien son tradicionales, buscan estar concordancia con el soporte sobre el cual la artista realiza su narrativa visual. Así, si su deseo es crear algo sobre una pluma pinta un ave, o si es un pequeño huevo el sostén entonces plasma un colibrí, o en el caso de los troncos dan cabida a animales grandes, depredadores como pumas y osos.

Destaca  en el trabajo de Thompsen la delicadeza de su manejo de los soportes más endebles, como las plumas de guajolote y las hojas de maple, los cuales se mantienen íntegros ante el acrílico utilizado, sin que la imagen padezca tampoco por ello; está provista del mismo detalle y calidad que las demás obras pictóricas.

El manejo de los fondos es primordialmente naturalista también, aunque hay ejemplos de colores neutros que se funden con las siluetas de los sujetos.

Las ocasiones en que sí pinta a los animales en su hábitat —situación recurrente en el lenguaje visual creado por la artista jalisciense— no deja relegada esta labor a un segundo plano y por ello pinta con mucho cuidado los detalles del follaje, las rocas, el agua y la luz que baña tales escenarios. Los elementos son entonces parte imprescindible, a la par del tema desarrollado.

A través de “Lienzos de la Naturaleza” Carla Thomsen busca atraer la mirada al sujeto y al objeto de su arte, un ejercicio donde tanto la pintura como el soporte mismos son importantes para la pieza, todo esto con el objetivo de  “conocer a la naturaleza, comprenderla y aprender su importancia en la preservación del planeta”, expresó.