Apoyo. Más de 500 brigadistas de varias instituciones y estados se sumaron a la tareas de sofocación de las llamas. CUARTOSCURO
La magnitud del siniestro y lo accidentado del terreno demandaron esfuerzos en varios frentes, siendo necesario utilizar maquinaria pesada para retirar rocas que cayeron en el cañón de San Isidro

MONTERREY, NL.- Más de 500 brigadistas de diversas instituciones y dependencias de los tres niveles de Gobierno, así como voluntarios continuaron el combate a un incendio forestal que desde hace 11 días se registra en la sierra de Santiago, y que ha afectado también a Coahuila, siniestro que ha consumido más de 8 mil hectáreas y se mantiene con un control de 50 por ciento, informó Protección Civil de Nuevo León.

A las labores para sofocar el fuego se sumaron ayer contingentes de Conafor de Sonora y Guanajuato.

La magnitud del siniestro y lo accidentado del terreno demandaron esfuerzos en varios frentes, siendo necesario utilizar maquinaria pesada para retirar rocas que cayeron en el cañón de San Isidro, a fin mantener la comunicación por tierra y el acceso de las unidades de primera respuesta.

Al cierre de la jornada del viernes, a los cinco incendios que permanecían activos la tarde-noche del jueves, y que en total habían consumido más de 12 mil hectáreas de vegetación, se sumaron dos más.