Hasta principios de 2016, una empresa de telecomunicaciones estadounidense insertaba dentro de la dirección web que sus clientes consultaban, de manera indetectable, un elemento adicional conocido como “encabezado de identificador único” (UIDH por sus siglas en inglés), también conocido como “supercookies”. Éstos eran utilizados para una mayor personalización de los servicios de publicidad en Internet proporcionados por la propia empresa o por terceros asociados.
Una vez que la Enforcement Bureau de la FCC –Comisión Federal de Comunicaciones en Estados Unidos– investigó el caso descubrió que no sólo no se había avisado a los clientes acerca de los UIDH para que pudieran optar por utilizar o no el servicio, sino que los propios UIDH podían ser detectados por un tercero, en cualquier parte del mundo, y con ello crear perfiles de usuarios y hasta manipular las preferencias de privacidad de los usuarios sin que éstos o la propia empresa de telecomunicaciones lo supieran.

Casos como éste fueron comentados en el más reciente Foro de Autoridades de Privacidad Asia-Pacífico (APPA, por sus siglas en inglés), celebrado en Singapur. El Foro APPA es el más importante de la región y sus números hablan por sí mismos: está integrado por 19 autoridades garantes, de las cuales 12 son nacionales.

La propia existencia de un Foro de esta naturaleza habla de la urgencia de impulsar labores coordinadas entre países para asegurar la protección de los datos personales, en un contexto de flujo acelerado de transmisiones de información transfronterizas gracias a las posibilidades digitales.

Temas como la seguridad del almacenamiento de información en la nube, el uso del big data que generará el Internet de las cosas, los alcances de las mediciones biométricas o la legislación en torno al uso de drones, apuran a los consensos internacionales para atender desde lo global asuntos que atañen incluso lo más personal. Está claro que la regulación de la transmisión de datos representa un desafío, incluso entre las democracias más desarrolladas.

Las reflexiones acerca del tema que se generaron en la reunión de Singapur continuarán ahora en México, específicamente en Manzanillo, Colima, ciudad sede del Foro número 46, de la APPA. Del 30 de noviembre al 2 de diciembre, las autoridades de protección de datos de los distintos países asociados continuarán fortaleciendo los lazos de colaboración para poder implementar herramientas y desarrollar estándares internacionales garantes de una mayor protección de datos personales y así poder enfrentar los retos que las nuevas tecnologías plantean. Esperamos que también sea oportunidad para hablar de los avances en la Ley General de Protección de Datos Personales en nuestro País y de confirmarnos como referente internacional de vanguardia en la materia.

Twitter: @XimenaPuente.