“…Un muchacho sufrió un accidente, y le vendaron las manos…”

Su novia, sin que yo atine
a entender la explicación,
dijo con gran decepción:
“Ya ni para qué ir al cine”.