Foto: Vanguardia/Aracely Chantaka
El cantante enamoró a las regias con lo mejor de su repertorio y su enorme carisma

MONTERREY, N.L.- Ni el frío ni la lluvia hacen mella en el público cuando existe de por medio una buena salsa como la de Marc Anthony que es capaz de calentar el ambiente y el ánimo de la gente.

El artista, nacido en Nueva York, se presentó la noche del miércoles en Monterrey como parte de su “Legacy Tour” que emocionó a sus seguidores e hizo que entraran en ambiente a pesar de las bajas temperaturas del mes de diciembre.

El escenario para el reencuentro con el público regio fue el estadio de béisbol Monterrey, el llamado Palacio Sultán, que se convirtió, efectivamente en el palacio en el que fue aclamado el ex esposo de Jennifer Lopez por sus fieles seguidores.

Enfundado en un traje azul y con sus características gafas oscuras el artista salió al escenario para recetar música, baile y un ambiente de fiesta.

 

 

Eran cerca de las 22:00 horas cuando el artista apareció en el escenario. Su música tiene la facultad de que llega e inunda los sentidos por lo que hubo personas que de inmediato tomaron a su pareja para bailar y ponerle ese sabor latino a la noche.

El artista consciente del frío de 10 grados que se sentía invitó a la gente a que se pusiera a bailar para entrar en calor aunque en realidad eso no era necesario ya muchos se le habían adelantado mostrando sus mejores pasos de baile.

Otros de los temas que interpretó fueron: “Contracorriente”, “Ahora quién” y “Cómo es él” que forman parte ya de sus grandes clásicos y que por lo mismo fueron coreados por la concurrencia.

Las piezas que eligió para despedirse fueron: “Tu amor me hace bien” y “Vivir mi vida” que cimbró el Palacio Sultana que esa noche fue testigo del calor y ambiente que siembra el llamado “Rey de la Salsa”.