El director del Fondo de Cultura Económica declara que sus enfados son “contra la falta de profesionalismo”

Las cuentas de lo que costará ahora la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (Filij) no están terminadas, dice Paco Ignacio Taibo II, pero disminuirá drásticamente si se toma en cuenta que compartirá gastos con la versión en Mérida. La decisión de regresarla al Centro Nacional de las Artes se mantiene, a pesar de las reacciones en redes sociales.

“Sí hay un pero que me molesta: cuando desplazas una feria nacional del norte al centro, también lo haces en términos de públicos populares, pero no había de otra sopa. Analizamos Campo Marte, no funcionaba. Enfrente del Auditorio hay un espacio no utilizado, pero no hay infraestructura.

“No se reduce la Feria. La Filij tenía enormes espacios el año pasado, podías caminar mucho. Al compactarla y usar los edificios, sobre todo las zonas verdes y al ir con carpa y sin tarimas, lo que haces es apretarla, pero no tanto como para que se vuelva un problema de seguridad. Hasta donde he visto en los primeros planos da perfectamente. En Mérida todo está en proceso”, aseguró el director del Fondo de Cultura Económica (FCE) en entrevista con M2.

Previo a la presentación de la colección Vientos del Pueblo en la Feria Nacional del Libro de León (Fenal), Taibo II aseguró que los encuentros de profesionales se van a mantener, siempre y cuando sea en la medida de lo racional y lo posible, porque uno de los objetivos de su gestión es “a todas las estructuras que heredamos hay que pasarles la idea de que esto es dinero del pueblo, debes tratarlo con cariño”.

“No dilapides. ¿Cuántos boletos de avión? 200. ¿Cuántos consume el Zócalo? 90. Entonces hay que pasarles el sentido racional de si traes un autor de Chile, te lo llevas a Mérida y eso te permitirá ahorrar”.

CULTURA A DEBATE

Ante las reacciones a sus dichos, Taibo II aceptó que debía matizar algunos de sus comentarios, porque hay demasiados susceptibles en este mundo de creación cultural, “quienes rápidamente se siente preagredidos”.

“Mis furias continuas contra el viejo aparato que heredamos a veces brotan de manera virulenta. Creo que tendré que aprender a matizar cada vez que me peleo, para hacerlo con el que tengo que pelearme: el pasado, sobre todo para dedicarme a componerlo.

“De cualquier manera, nos podemos sentar y hablar por qué muchas operaciones, no solo en la Filij, no habían sido valoradas económicamente bien. Habían sido sobrevaloradas. Los gastos en que incurrieron son inaceptables”.

Y es que algunas de las decisiones o comentarios de Paco Ignacio Taibo II suelen encender las redes sociales, en ciertas ocasiones porque tienen como destinatario a personajes que se encuentran en la estructura cultural de la actual administración, ante lo cual reconoció que tendrá que aprender a canalizar sus enfados cotidianos a propuestas a futuro.

Para Taibo II no tiene mucho sentido la polémica con el pasado, si no se hace con la idea de cambiarlo en el presente, de ahí que sus “enfados contra el despilfarro o la falta de profesionalismo en la operación del Fondo o Educal, sean muy rabiosos. Por ejemplo, cómo demonios se compraron libros de una editorial argentina, en números de 17 mil, y se mandaron a España donde están en cajas que nunca se abrieron. ¿Quién hizo esa operación?’. La bilirrubina y el ácido ascórbico me brotan”.

El escritor fue uno de los protagonistas del inicio de la Feria Nacional del Libro de León, a desarrollarse hasta el 5 de mayo, en un esfuerzo que desde hace 30 ediciones encabeza el Instituto Cultural de León, a cargo de Carlos María Flores.

Y ADEMÁS VIENTOS DEL PUEBLO

Considerada como una de las colecciones más importantes dentro de los planes editoriales del Fondo de Cultura Económica en su nueva administración, Vientos del Pueblo ha resultado un éxito. A precio sumamente económicos, los nueve títulos editados hasta la fecha han vendido alrededor de 30 mil ejemplares.