El 5 de mayo del año pasado entró en vigor la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública (LGTAIP), y con ello los plazos previstos en los artículos transitorios de la misma para cumplir con los requerimientos necesarios para dar paso a la construcción y puesta en marcha del Sistema Nacional de Transparencia (SNT). 

Uno de los principales requerimientos, por su importancia para el fortalecimiento del acceso a la información, es el referente al plazo de un año con el que se contaba para completar el proceso de armonización de las leyes locales y la ley federal con la LGTAIP. Armonizar las leyes sigue las reglas del federalismo en el que hemos elegido vivir como sociedad. Las acciones que den equidad —que no sólo igualdad— a la ciudadanía de cada estado en materia de acceso a la información representan los primeros pasos firmes en el largo camino por recorrer para recobrar la confianza en las instituciones y lo que éstas representan. 

El tema no es menor, considerando que nos encontramos a menos de 50 días del cumplimiento del plazo de un año para completar el proceso de armonización y, sobre todo, que al día de hoy, tan sólo 7 entidades federativas han completado la armonización de las leyes locales con la Ley General: Tabasco, Coahuila, Jalisco, Querétaro, Oaxaca, Chihuahua y Morelos —este último se sumó apenas el 15 de marzo pasado. Pero hasta ahí hemos llegado. 

En este contexto, la próxima sesión del Consejo Nacional del SNT a realizarse este viernes 18 de marzo, resulta de especial relevancia porque además de avanzar en temas prioritarios para la puesta en marcha del Sistema, será ocasión perfecta para refrendar el llamado de colaboración que pactamos con la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) para impulsar el proceso de armonización en todas las entidades federativas. El marco que nos brinda la presencia de los titulares de los 32 organismos garantes de la transparencia en el país y del presidente de la Conago también será idóneo para un pronunciamiento conjunto, de cara a la sociedad, en el que se confirme el compromiso de cumplir con el mandato que establece la Ley General. 

Del proceso de armonización depende el ejercicio parejo del derecho de acceso a la información en todo el país. Hoy en día existen notables discrepancias en materia de transparencia y rendición de cuentas a nivel local, situación que lamentablemente ha propiciado abusos, restricciones y discriminación en el ejercicio del derecho fundamental a saber en nuestro país. Y si la lente la focalizamos a nivel de los municipios, la imagen se vuelve más nebulosa. 

Esta tarea es deber de los congresos en los estados. Se trata de una oportunidad para reducir las asimetrías en la garantía de un derecho reconocido por organismos internacionales y nacionales y en el que no podemos quedarnos cortos esperando que llegue mayo. Invito a los legisladores en las entidades federativas a aprovechar esta oportunidad para refrendar su federalismo a través de un trabajo preciso y oportuno a nivel subnacional, a mostrar efectividad y cultura política ante la sociedad a la que se deben. Veamos que la calidad del servicio público sea juzgada por la atención de las necesidades y el cumplimiento de las obligaciones. Ha llegado el tiempo de avanzar con hechos cuando el interés general es lo que está en juego. 

Twitter: @XimenaPuente