El padre Soárez charlaba con el Cristo de su iglesia.

        -Señor -le preguntó-, ¿cuál es el mejor camino para llegar a ti?

        Respondió Jesús:

        -Si un hombre me busca, padre Soárez, me halló ya. La verdad es que todos los caminos conducen hacia mí. Si me buscas en la Naturaleza, ahí me encontrarás. Si en la ciencia me buscas, también en sus arideces me hallarás. ¡Con decirte que hasta en la Teología es posible encontrarme!

        -¿Quieres decir, Señor -preguntó el padre Soárez-, que todos los caminos llevan a Roma?

        -No, -le respondió el Cristo-. Quiero decir que todos los caminos llevan a Amor.

 

        ¡Hasta mañana!