Foto: Omar Saucedo/VANGUARDIA.
La marca lanzada por Marcelino Dueñez, con la participación de Livio Ávila y Francisco Sandoval, ofrece una alternativa atrevida en el ámbito de la moda masculina

Desde hace algunas décadas la moda masculina se ha caracterizado por su sobriedad y uniformidad. Salvo algunas excepciones en estilos inspirados por géneros musicales como el rock o el hip-hop, las prendas de vestir para hombres suelen seguir estándares muy similares y Moda Norte quiere cambiar eso.

El proyecto, que inició con un evento el pasado martes 4 de mayo en el céntrico bar Rosita Alvírez, mostró en una pasarela las más nuevas propuestas de los diseñadores Marcelino Dueñez, Livio Ávila y Francisco Sandoval, quienes van mucho más allá de lo tradicional en ropa para hombres y difuminan los límites de género en la vestimenta en general.

En entrevista con VANGUARDIA, Dueñez nos contó que aunque su interés por la moda viene de hace muchos años la confección de estos diseños comenzó hace poco, durante la pandemia, con telas que trajo de un viaje por Europa. Luego de ofrecerlas en sus redes sociales y de ver el buen recibimiento que tuvieron decidió lanzar la marca de manera formal, aprovechando la plataforma para apoyar a dos creadores más.

“Livio no tenía una pasarela desde la que hicimos en Parque Centro y Francisco, como yo, también es muy nuevo en esto. Hacía cosas para él, pero no se había aventado formalmente a diseñar. Entonces dije, va, con nosotros tres empezamos […] De ahí nace Moda Norte, una organización que va darle un foco a nuevos diseñadores que ya tenga trayectoria pero a lo mejor no han tenido la oportunidad de seguir este calendario de la moda, primavera-verano, otoño-invierno, pero también enfocándolo, por lo pronto, al público saltillense, sobre todo por las temperaturas”, comentó el diseñador.

Tomando en cuenta el tipo de público que hay en la ciudad, así como su clima, las ganas que hay de salirse de los estándares y de jugar con lo que visten, es como Moda Norte, a través de las marcas Marcelino, SanVal y Odisea plantearán sus diferentes propuestas.

Dueñez explicó que, en el caso de su marca, busca jugar con los patrones y las texturas de las telas, imprimiéndole un estilo dinámico y vivaz a prendas de formas familiares —con sus excepciones—, mientras que Francisco Sandoval con SanVal es en el patronaje, en la base misma de la confección, donde se distancia de lo tradicional, para terminar con Livio en Odisea, donde amplía el uso de la falda —comúnmente femenina— y le da un giro para el cuerpo masculino.

“Para la siguiente pasarelas queremos abrir la convocatoria para que diseñadores, modelos, cualquier persona que esté interesada en participar en el mundo de la moda se pueda integrar. Y así ir formalizando la industria de la moda, primero en Saltillo y luego irnos a otras ciudades y otros estados”, señaló Dueñez.

De momento los diseños de los tres creadores en Moda Norte se pueden conseguir solo a través de redes sociales, tanto en sus páginas individuales como a través del Facebook e Instagram de este proyecto, donde se le dará difusión al trabajo de todos.

La moda no es solo de hombres

Marcelino recordó que desde su infancia tuvo interés por vestir fuera de la norma. En su momento, dijo, llegó a portar atuendos de obras de teatro en las que participó a falta de una alternativa. Fue cuando comenzó a estudiar comunicación que las posibilidades se abrieron mucho más, tiempo que coincidió además con la llegada de revistas de moda para hombres a la ciudad.

“Hasta hace diez, quince años, todas las revistas de moda que llegaban a Saltillo eran de mujer, no había revistas masculinas”, comentó, “y cuando llegaron supe que eso era lo que quería, quiero verme así. Los hombres también se pueden cuidar. Estaba de moda lo de David Beckham y lo de ser metrosexual, también el estilo emo te permitía experimentar con tu look y juntando todo eso fui sacando lo que yo quería proyectar, pero la costura también no era algo cercano para mí porque a mí se me había marcado mucho que era algo para mujeres y durante todo ese camino me fui abriendo un poco”.

Si bien se presentan como moda masculina el diseñador reconoce —y ya ha hecho pedidos con estas características— que sus prendas las puede utilizar cualquiera. Esto como parte de la ideología que hay detrás del proyecto, donde el discurso se porta y este habla del respeto a la forma de vestir de cada quien, independiente de su género.

“Cualquiera puede usar lo que sea, pero siento también que ayuda mucho a cambiar un poco la mentalidad propia y externa. Porque con mis diseños siento que juego un poco con esta sensualidad masculina; un hombre no tiene siempre que ser fornido, formal. Podemos darnos la oportunidad de ser sensuales, delicados, que no tiene nada de malo”, expresó.

Los tres diseñadores. Francisco Sandoval, Marcelino Dueñez y Livio Ávila.