Foto: Especial
Investigaciones de EU muestran que los envíos de alimentos desde México, bajo el programa CLAP, fueron utilizados para suministrar dinero en efectivo

Caracas.- De acuerdo con investigaciones estadounidenses, Venezuela habría utilizado los cargamentos de alimentos enviados desde México, como parte de su programa de bolsas de comida de los comités locales de abastecimiento y producción (CLAP), para recibir dinero camuflado en efectivo de los cárteles mexicanos como pago por los envíos de droga remitidos por dirigentes chavistas.

Según un colaborador de la indagación, la operación se habría realizado mediante una parada de los barcos en Puerto Limón, en Costa Rica, donde la estatal venezolana Alunasa, dedicada al aluminio, dispone de una terminal. A través de ésta, el dinero habría entrado al sistema financiero y llegado a cuentas de bancos rusos vinculadas con los dirigentes Diosdado Cabello y Tareck el Aissami.

Lo mismo habría ocurrido con cargamentos gestionados por la empresa mexicana El Sardinero, la cual ha exportado en los últimos años más alimentos a Venezuela bajo el programa CLAP.

Nuevos elementos en la investigación sugieren que los envíos de alimentos se han aprovechado para remitir también dinero en efectivo vinculado al narcotráfico. Buques que partían del puerto de Veracruz hacían escala en Puerto Limón, en lugar de navegar directamente a la Guaira, en Venezuela.

Fuentes de la investigación precisaron que parte de los envíos de dinero en efectivo se descargaban en Costa Rica para ir a las cuentas corrientes de altos dirigentes chavistas, pero otra parte continuaba hasta Venezuela, posiblemente destinada a las FARC.

Diálogo con oposición
Por otra parte, el gobierno de Venezuela está evaluando la vuelta de los diputados oficialistas a la Asamblea Nacional controlada por la oposición y un cambio en el Consejo Nacional Electoral, en busca de “extender el diálogo político”, manifestó el lunes uno de sus representantes.

La coalición opositora anunció el domingo pasado el fin de un diálogo con el gobierno del presidente Nicolás Maduro en Barbados, donde se llevó a cabo la mayoría de las reuniones bajo el apoyo de Noruega, al considerar que el gobierno “abandonó” esa mesa de discusión.

En respuesta, el gobierno de Maduro pactó el lunes con una facción minoritaria de la oposición, que no participaba en la negociación de Barbados, iniciar “una mesa nacional”. (Con información de Reuters)