Foto: Tomada de Internet
Bethany Thompson no soportó las burlas de sus compañeros y decidió quitarse la vida de un disparo.

La pequeña Bethany Thompson vivió una terrible pesadilla al luchar contra un tumor cancerígeno en el cerebro y cuando por fin logró librarse de esa enfermedad, vendría algo aún peor para lo que no estaba preparada, la crueldad y bullying de otros niños de su edad, por lo que no aguantó más y decidió suicidarse.

Con tan sólo 11 años, la niña se había convertido en una sobreviviente del cáncer cerebral pero al ser constantemente acosada y víctima de burlas por tener una sonrisa “chueca”, debido a la enfermedad que padeció, terminó con su vida.

De acuerdo con Daily Mail , la niña llegó a su casa proveniente de la escuela, pero sus intenciones eran otras, fue al porche de su casa en Ohio y tomó la decisión fatal de dispararse.

 

“Creo que ella estaba agotada. Sentía que nadie podía hacer nada por ella (…) La gente tiene que saber que incluso las cosas más pequeñas pueden quebrar a alguien”, contó su madre a los medios locales.

Las autoridades explican que antes de cometer el suicidio , Bethany le contó a su mejor amiga sus intenciones.