Fotos: Vanguardia/Josué Rdz.
El alcalde de Eagle Pass, Ramsey English Cantú, mencionó que al igual que la permanencia de los elementos, también seguirán establecidas los protocolos de contención para el caso de que algún grupo de migrantes intente ingresar a los Estados Unidos

El alcalde de Eagle Pass, Texas, Ramsey English Cantú, informó que el gobierno norteamericano todavía no ha dado órdenes para retirar a los más de dos mil 600 elementos de las 8 agencias policiacas que fueron desplegadas para la contención de los flujos migratorios que arribaron a México.

“Todavía no se ha dado indicaciones de que se bajen estos niveles de seguridad. Ahora ya se está evaluando la situación sólo que no tenemos fecha definida de hasta cuándo tendremos menos cantidad de personas. Estamos hablando de dos mil 600 elementos de las diferentes agencias lo que se encuentra en Eagle Pass”, detalló el Mayor.

 

El mayor mencionó que al igual que la permanencia de los elementos, también seguirán establecidas los protocolos de contención para el caso de que algún grupo de migrantes intente ingresar a los Estados Unidos por esta vía de manera ilegal.

Desde el pasado 3 de febrero, dichas tropas, se encuentran establecidas en ambos puentes internacionales sobre el cruce de Río Bravo en Piedras Negras.

 

Estos protocolos que actualmente blindan la frontera de Eagle Pass, son operados por los elementos de las corporaciones como la Aduanas y Protección Fronteriza (CBP); Patrulla Fronteriza (BP), Guardia Nacional, Guardia Estatal, Fuerza Militar de Estados Unidos, el Departamento de Transportación de Texas, Seguridad Pública, GPS o mejor conocidos como Troopers, además de Inmigración y Control de Aduanas o ICE por sus siglas en inglés.

“Obvio tuvimos que tomar precauciones por los niveles de seguridad federal. Para nosotros es algo muy importante mantener el respeto a la ley. Sí fue algo extremo, pero nos preparó para una situación que pudiera ser más grande. Vamos a seguir nuestro trabajo”.

Por último, el alcalde texano aseguró que no hubo ninguna situación de gravedad que pusiera en riesgo la seguridad de Eagle Pass.