AP
El ministro israelí enfrenta cargos por corrupción

JERUSALÉN, ISR.- El primer ministro israelí dijo en actitud desafiante que “no iría a ningún lado” incluso cuando otra vez se quedó corto de la mayoría parlamentaria con sus aliados intransigentes en la tercera elección en su país en menos de un año.

En lo que llamó una “conferencia de emergencia”, Benjamin Netanyahu acusó a sus opositores de intentar “robar las elecciones” al aliarse con partidos dirigidos por árabes que dijo son hostiles al estado.

Los resultados de las elecciones parecían extender el punto muerto político que ya lleva un año del país y debilitar al longevo gobernante mientras se prepara para ir a juicio.

Está programado que Netanyahu vaya a juicio el 17 de marzo por cargos de fraude, abuso de confianza y aceptar sobornos.