EU y Rusia se acusan mutuamente de violar el tratado, que prohíbe a los dos países signatarios fabricar, desplegar o realizar pruebas de misiles de corto alcance (500-1,000 kilómetros) y de medio alcance (1,000-5,500 kilómetros).

La OTAN urgió hoy a Rusia a volver a cumplir el tratado para la eliminación de armas nucleares de medio y corto alcance (INF, por sus siglas en inglés) antes de que Estados Unidos también lo abandone dentro de seis meses y lo hizo responsable si el acuerdo fracasa.

"Urgimos a Rusia a utilizar los seis meses que quedan para volver a un cumplimiento completo y verificable para preservar el tratado INF", indicó en un comunicado el Consejo del Atlántico Norte, el principal órgano de toma de decisiones de la OTAN.

Como había advertido hace 60 días si Moscú no volvía a observar el pacto, Estados Unidos anunció hoy que iniciará este sábado su retirada del tratado INF con Rusia, el primer acuerdo de desarme sellado durante la Guerra Fría por ambos países y destinado a eliminar todos los misiles nucleares y convencionales de rango corto y medio.

El proceso de salida según las normas del INF, una vez notificada la voluntad de dejar el tratado, dura seis meses.

"A menos que Rusia cumpla sus obligaciones con el tratado INF a través de una destrucción verificable de todos sus sistemas (de misiles) 9M729, volviendo a un cumplimiento completo y verificable antes de que la retirada de EU sea efectiva dentro de seis meses, Rusia será el único responsable del fin del tratado", señalaron los embajadores aliados en su comunicado.

Añadieron que "los aliados apoyan totalmente" la decisión de Estados Unidos de suspender sus obligaciones bajo el tratado, una acción que "responde a los significativos riesgos para la seguridad euroatlántica que plantean las pruebas, producción y despliegue encubiertos" por parte de Rusia del 9M729, el sistema de misiles del Kremlin.

El 4 de diciembre de 2018 la OTAN declaró que Rusia había desarrollado y desplegado este sistema de misiles y respaldó "firmemente" los "hallazgos por parte de EU de que Rusia incumple materialmente sus obligaciones bajo este tratado”.

Desde este anuncio, Estados Unidos y los aliados han abordado con Moscú esta violación.

"Los aliados lamentan que Rusia, como parte de su patrón de comportamiento más amplio, continúe negando su violación del tratado INF, rechace proporcionar cualquier respuesta creíble y no haya tomado pasos demostrables hacia el retorno al cumplimiento total y verificable", señaló el Consejo del Atlántico Norte en el comunicado.

La OTAN, dijeron, continúa revisando las implicaciones de seguridad de los misiles de rango intermedio ruso y continuará dando los pasos necesarios para garantizar la credibilidad y efectividad de la posición general de disuasión y defensa de la Alianza.

"Seguimos aspirando a una relación constructiva con Rusia, cuando las acciones de Rusia lo hagan posible", afirmaron.

EU y Rusia se acusan mutuamente de violar el tratado, que prohíbe a los dos países signatarios fabricar, desplegar o realizar pruebas de misiles de corto alcance (500-1,000 kilómetros) y de medio alcance (1,000-5,500 kilómetros).

Desde que el Gobierno de Donald Trump amenazó en octubre pasado con suspender el pacto, Estados Unidos ha mantenido varias negociaciones con Rusia para tratar de llegar a un acuerdo, pero la última ronda se cerró sin éxito este jueves en Pekín.