Ensangrentado. Cuando departía con un grupo de amigos, Francisco fue atacado a golpes, luego de que salieron relucir viejas rencillas. / CHRISTOPHER VENEGAS
Los uniformados atendieron a la brevedad el llamado de auxilio, pero antes de que llegaran, los agresores huyeron

Con el rostro bañando en sangre terminó un joven, al ser atacado a golpes por sus propios amigos de parranda, luego de que al calor de las copas salieron a la luz pasados malentendidos.

El zafarrancho puso en alerta a los vecinos de la colonia Oceanía, quienes llamaron a las autoridades.

El lesionado responde al nombre de Francisco, y fue en la calle de Milán que se encontraba con unos amigos, que no lo resultaron tanto, ya que luego de un par de tragos comenzaron a discutir y lo tundieron a golpes, dejándole graves lesiones en cara y cuerpo.

Los uniformados atendieron a la brevedad el llamado de auxilio, pero antes de que llegaran, los agresores huyeron perdiéndose entre las calles de dicho sector.

LA ATENCIÓN MÉDICA

Minutos después llegó una ambulancia de Cruz Roja y sus paramédicos a cargo descendieron para atender al lesionado, sin embargo él se negó a recibir la ayuda de los paramédicos.

Fue así que los socorristas se retiraron del lugar, dejando a cargo del incidente a los uniformados.

Los oficiales intentaron auxiliar al afectado, quien se negó a hablar con ellos debido a que pensaba que iba a ser detenido.

Finalmente llegaron algunos familiares del afectado para llevárselo a su domicilio, terminando así con el espectáculo que se le dio a los vecinos.