Actualmente la plataforma de Zoom cuenta con más de 300 millones de usuarios en todo el mundo, esto a raíz de la contingencia sanitaria/Foto: Allie
Hay negocios que se han visto beneficiadas con la crisis sanitaria dado a sus especificaciones y a los beneficios que ofrecen como herramienta digital

La contingencia sanitaria ha modificado los hábitos de la población mundial obligando a una pronta adaptación a las herramientas digitales. Ya sea para trabajar a distancia, comunicarse durante el confinamiento o para mero entretenimiento, diversas plataformas han sido esenciales durante la pandemia y apuntan a ser parte importante en la nueva normalidad.   

Algunas empresas y marcas a nivel internacional se han colocado en posiciones privilegiadas, por lo que han crecido económica y logísticamente en estos tiempos en los cuales la economía no ha sido favorable para muchos negocios en el mundo.

Al agregar a 16 millones de suscriptores nuevos, Netflix ha dejado claro en su informe de rendimiento trimestral que el impacto de COVID-19 en la economía no afecta a todas las empresas por igual.

Netflix ha aumentado su número de suscriptores pero ha visto frenadas sus producciones audiovisuales a causa de la pandemia/Foto: CardMapr

La crisis de salud también ha promovido en gran medida el uso de programas de colaboración y servicios de videollamadas.

Los más utilizados incluyen Teams y Skype (de Microsoft), Webex (Cisco), Slack y Zoom Video Communications. Este último aseguró que ya tiene 300 millones de usuarios por día, en comparación con los 200 millones de marzo. Un aumento que ocurre a pesar de los problemas de seguridad de la plataforma que la compañía ha solucionado en los últimos días.

Los 300 millones de usuarios de Zoom lo llevan vale cerca de 46 millones en el mercado de valores, lo que representa más del doble de Twitter.

Las videollamadas han sido una de las herramientas digitales más utilizadas durante la contingencia sanitaria por su facilidad de comunicación/Foto: Charles Deluvio

Además de Netflix, otras plataformas audiovisuales como HBO, Amazon Prime Video, Filmin o Movistar +también se benefician de esta situación. Por ejemplo, Disney + ha alcanzado unos 50 millones de clientes que pagan en todo el mundo solo cinco meses después de su estreno en noviembre, que es más de la mitad del objetivo planteado en su inicio de 90 millones para 2024. 

Aunque en lo que respecta a Netflix, el precio de sus acciones ha aumentado aproximadamente un 30 por ciento este año (ha aumentado un 11 por ciento desde mediados de febrero) y su valor en el mercado de valores ha alcanzado aproximadamente 18 mil 604 millones, este monstruo del entretenimiento también se ha enfrentado a diversos obstáculos. 

Dejar de filmar en casi todos los países del mundo retrasará el estreno de nuevas producciones, y muchas plataformas temen que una vez que el gobierno elimine las restricciones en las proyecciones de películas debido al COVID-19, reducirá la cantidad de visitas y la cantidad de usuarios.

El comercio electrónico es otro sector que se beneficia de la crisis sanitaria y ahí es donde Amazon pone todo por delante. El precio de las acciones de Amazon ha aumentado un 23.6 por ciento en lo que va del año, elevándose en pocos días.  

No solo por la demanda de sus servicios minoristas, porque más personas compran en línea, sino también por el atractivo de sus servicios en la nube, ya que muchas empresas se han visto obligadas a cerrar sus oficinas y mantener operaciones con el teletrabajo de sus empleados. 

Tan importante como el comercio electrónico es que otra compañía está ganando dinero. Esta es la compañía de tecnología canadiense Shopify, cuyo precio de las acciones subió un 65% el mes pasado, convirtiéndose en la segunda compañía más valiosa en Canadá en términos de valor de capital, después de Royal Bank of Canada. Vale 76 mil millones de dólares, superando a gigantes de la industria como eBay.

Esta compañía de software de comercio electrónico permite a los comerciantes construir rápidamente tiendas en línea, proporcionándoles herramientas de pago, control de inventario y transporte. Esta es la clave cuando el virus apaga por la fuerza casi todo el almacenamiento físico. Sin embargo, su éxito no está exento de riesgos, porque, como dijo CNBC, una recesión a largo plazo puede hacer que muchos clientes cierren sus negocios.

Carlos E. Pascual

Jefe de información y soft news de la Revista 360. Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad del Valle de México. Tiene estudios como Técnico de Agricultura en el plan de estudios tecnológicos de bachillerato en Química Biológica. Se ha desarrollado profesionalmente como analista de importaciones Jr, seguidor de tráfico, líder en administración de ventas y supervisor de guarderías con experiencia en estas diferentes áreas.