Queja. El grupo de propietario de los terrenos denunció que el exfuncionario estatal intenta apropiarse del agua de los manantiales del lugar. FOTOS: JESUS PEÑA
Habitantes de la Congregación San Miguel presentaron denuncia contra Armando Luna Canales, ex funcionario coahuilense; lo acusan de intento de despojo

Les quieren quitar, con base en la violencia e intimidación, las tierras que desde hace décadas, con sudor y sacrificio, les dejaron sus abuelos.

Por tal motivo pobladores de Congregación San Miguel, en Ramos Arizpe, acudieron ante el ministerio público de aquella localidad, para poner una denuncia en contra del ex funcionario Armando Luna Canales, a quien acusaron de pretender despojarlos, con alevosía y ventaja de más de dos mil hectáreas de agostadero.

Los habitantes de esta comunidad, en la que suman unos 40 afectados, declararon ante la autoridad que hace un año y medio, el otrora Secretario de Gobierno, presidente de la Comisión de Derechos Humanos y diputado federal, llegó a San Miguel ostentándose, sin mostrar documentación oficial alguna, como propietario del rancho.

“Nos dijo que solamente iba a reconstruir un camino, pero lo que estamos viendo es que está haciendo destrozos”, dijo Rolando Rodríguez Mendoza.

Integrantes de la Unión de Colonos de esta congregación detallaron que inmediatamente el hoy notario Armando Luna, sin el permiso de las familias dueñas de estas tierras, cortó cercas, baleó el candado de la puerta que resguarda el agostadero y comenzó a realizar trabajos de desmonte, obstrucción de pasos de agua y construcción de brechas para instalar lo que parece ser un centro turístico con palapas y cabañas. 

Denuncia. Ante el ministerio público de Ramos Arizpe se presentó el grupo de inconformes en busca de justicia.

“Ya hizo un puente atirantado, ya hay una plaza, unos descansos, ya está metiendo maquinaria… Todo a espaldas de la comunidad”, detalló Karina Elizabeth Martínez Cerda.

“Ha hecho y deshecho y nadie le dice nada, no se vale, él es notario y está abusando de su poder, se las sabe de todas, todas y sí nos quita todo con la mano en la cintura, si no hacemos algo. Él es millonario, ¿pos qué anda haciendo quitándole a las gentes del rancho?”, expuso María Luisa Rodríguez. 

Ya ni la gente de San Miguel puede entrar al agostadero a caballo.

“Él ahorita está destruyendo la flora y la fauna, le está valiendo lo que a Chabela”, dijo Eloy Rodríguez González.

BUSCAN APOYO DE AUTORIDADES

Rodríguez González dijo que los lugareños de San Miguel ya reportaron estos hechos ante la SEMARNAT y la SEMA de Coahuila, pero hasta ahora las autoridades no han hecho algo al respecto.

Daños. Aseguran que con los trabajos que Luna Canales ha hecho en sus predios, se afectó la flora y la fauna.

“No es posible que lo estén solapando, por ejemplo, Eglantina Canales, su mamá, que es la de Medio Ambiente, cómo está permitiendo que arrase con todo”, cuestionó María Rodríguez.

Los vecinos de San Miguel acusaron también a Luna Canales de ahuyentar al ganado del agostadero haciendo detonaciones de arma de fuego, al grado de que los campesinos no encuentran sus animales.

“Hace ocho días citó a un ejidatario y le propuso ‘saca las vacas del agostadero y te doy 15 mil pesos’, ha actuado con alevosía y ventaja y también con dolo”, reprochó Karina Martínez.

Ya hizo un puente atirantado, ya hay una plaza, unos descansos, ya está metiendo maquinaria… Todo a espaldas de la comunidad”.
Karina Martínez.

ASEGURAN TENER SUS TÍTULOS DE PROPIEDAD

Los inconformes afirmaron que cuentan con las escrituras que los acreditan como los originales y auténticos poseedores de los predios del agostadero, donde existen dos manantiales de los que se abastecen las familias de esta ranchería, manantiales que Luna Canales ya registró a su nombre.

“Amenaza con quitárnoslos y dejarnos sin agua”, dijo Rolando Rodríguez.

Y añadieron que los papales de este predio llamado “Rincón de la Trinidad”, datan de más de 80 años.

“Que nos muestre lo que tiene para acreditar que él es dueño”, desafío María Luisa Rodríguez.

Los oriundos de esta congregación subrayaron que Luna Canales, haciendo uso de su poder, ha osado intimidar, en complicidad con el presidente de la colonia, Jesús Cerda Durón, a los comuneros de San Miguel para obligarlos a que le cedan, a precios irrisorios, las tierras que les legaron sus antepasados.

Primero dijo que iba a pagar 100 mil pesos a los que quisieran vender, después que 20 mil”.
Karina Martínez.

“Primero dijo que iba a pagar 100 mil pesos a los que quisieran vender, después que 20 mil”, contó Karina Martínez.

“Va e intimida a la gente y la gente pos... ignorante, dobla las manos, cae en el juego”, dijo Francisco Rodríguez Martínez.

Los inconformes señalaron que a lo largo de la historia de Congregación San Miguel, ya dos veces han intentado robarles sus tierras, primero ejidatarios de San Martín de las Vacas y luego de El Jacalito.

“Nuestros abuelos y nuestros padres no los dejaron, lo defendieron y ahora nosotros, que somos los hijos, tratamos de hacer lo mismo”, destacó Francisco Rodríguez.

Los lugareños de esta congregación advirtieron que no están dispuestos a entregarle a Luna Canales las tierras nomás porque sí y que agotarán todas las instancias hasta que se les haga justicia.

“Que no lo ayuden porque él de eso se vale, que tiene mucho poder, que pesa, pero no se vale que abuse de la gente”, dijo Luisa Rodríguez.