El Papa Francisco está a punto de llegar a México y como si su sola presencia no fuera noticia, los gobernadores de los estados que visitará, junto con los alcaldes de las sedes, se han encargado de recordárnoslo día y noche en una redundante e inútil campaña publicitara… que pagamos nosotros. 

Basta abrir las páginas de internet de los principales diarios de circulación nacional para ver al verde-ecologista Manuel Velasco sonriendo por la llegada del jefe de la Iglesia católica a su estado, Chiapas. Otro click a los medios de espectáculos y brinca la canción de su esposa, Anahí, a dueto con Julión Álvarez, como homenaje. 

En la campaña de Michoacán, aparecen los colores del PRD, principal partido que llevó al poder al gobernador Silvano Aureoles. El lema “Michoacán te recibe con el alma”, en un fondo amarillo con mariposas monarca, inunda espectaculares en las autopistas a los estados vecinos, se cuela en los comerciales en México del Súper Tazón del futbol americano de la NFL y traspasa hasta Estados Unidos y España. No pareciera ser la entidad endeudada hasta las cachas que dejaron las administraciones Godoy y Vallejo. 

En la Ciudad de México, mezclaron la silueta del pontífice con la marca CDMX y los colores rosa mexicano y blanco, característicos de la actual administración. Espectaculares, estaciones del Metro, paradas de autobús. 

Ciudad Juárez en Chihuahua, y Ecatepec en el Estado de México, hacen promoción, hasta donde he visto, a nivel local. 

Así, los gobernantes intentan manipular el mensaje del Papa, como si Francisco los hubiera elegido por bonitos cuando realmente los escogió por problemáticos. Y a la Ciudad de México, lo dejó claro, sólo porque ahí está la Basílica de Guadalupe. 

Hace siete días, usted leyó en estas Historias de Reportero (“La tregua política por el Papa”) que Bergoglio eligió Chiapas por lo que representó el obispo Samuel Ruiz (q.e.p.d) y su revolución de indígenas pobres; Ciudad Juárez por las crisis de migración, feminicidios y crimen organizado; Ecatepec por los males de la pobreza urbana; y Michoacán por la devastación que genera la violencia. 

El miércoles de la semana pasada hubo una cumbre en Los Pinos. La encabezó el presidente Enrique Peña Nieto. Asistieron los integrantes de su gabinete de Seguridad y los mandatarios de las entidades donde estará el pontífice argentino. No se notificó de ninguna amenaza que pudiera poner en riesgo la visita, pero sí hubo comentarios “en corto” de lo caro que va a salir el asunto: desde bacheo, repintada, remozada... ¡hasta los que están casi construyendo  catedrales!

SACIAMORBOS

En todos sus encuentros religiosos, los Don Betos se saludan rayando en lo efusivo, como grandes amigos, pero en la realidad uno siente al otro como amenaza. El de Morelia lleva las de ganar. Cae bien no sólo en la CEM, sino en toda América Latina, en la CELAM, donde crece en popularidad. 

Además de eso, tiene a un gran amigo. Se llama Francisco.